“Tengo la ferviente convicción de que lo bueno es el hoy”

6
946

Por: Redacción Contexto

CE.- Si bien conocemos, y reconocemos que muchos ciudadanos saben quién es Verónica Cortabarría Izquierdo, cuéntenos y cuénteles, ¿Quién es, Verónica? (Orígenes, familia y formación).

VC-Nací en Montevideo, un 15 de Marzo. Soy hija de Jorge Cortabarría, y de Ildes Izquierdo, y tengo una hermana, Natalia. Soy casada y tengo dos hijas, Juana y Emilia.

Tuve la gracia de haber tenido una hermosa infancia y mis padres me dieron una muy buena educación y formación.

A mis tres años de edad, nos mudamos a Punta del Este, aquí crecí con una hermosa libertad. En mi adolescencia volvimos a Montevideo. Pasé por Facultad de Derecho; cursé toda la Carrera de Relaciones Internacionales y además soy Chef. Estudié idiomas, soy bilingüe al inglés, y tengo buen dominio de italiano y francés.

En el año 2001 me gané una beca para trabajar en la Embajada de Uruguay en Estados Unidos. Fui por tres meses, y me terminé quedando con cambio a Status Diplomático hasta el año 2005. Viví en Washington, Maryland y en Delaware.

Cuando regresé a Uruguay en el 2005, decidí dedicarme a la gastronomía. Fui dueña y chef de mis propios emprendimientos gastronómicos (obviamente junto con un equipo de trabajo muy bueno). Viví y desarrollé mi actividad gastronómica en Ciudad Vieja. Cada restorán que tuve (llegué a tener tres y un café además, todos funcionando a la vez), fueron en locales con historia y mística. Siempre he sido una enamorada de los espacios que tienen una historia detrás.

En el año 2010 decidí volver a vivir en Punta del Este, quise que mis hijas crecieran con esa suerte de libertad que yo tuve en mi infancia. Y tuve la suerte de poder volver a vivir en la zona que crecí. Vivo en plena Península, a dos cuadras del Faro.

CE- ¿Cómo y por qué llega a simpatizar por una determinada fuerza política? ¿Por cuál?

VC-Soy Liberal Republicana. La política es una de mis pasiones. Soy una gran seguidora de las campañas electorales; no solo de las uruguayas sino de otros países. He llegado a ser muy idealista (no fanática, son cosas muy distintas); ya no soy idealista. Pero sí, sigo siendo Liberal Republicana.

Me considero una buena ciudadana. Soy defensora del voto obligatorio, creo que la participación de la ciudadanía en un acto Cívico tan importante es fundamental.

Si lamento las distancias que hay desde hace muchos años entre los que piensan distinto, eso le hace mucho daño al País.

CE- ¿Cree que la pandemia dejará una lección en nuestra sociedad? Y si así fuera, ¿qué cree usted que dejará en el colectivo ciudadano?

VC-Creo que la lección nos la está dando desde el día que llegó a Uruguay la pandemia. Pero como todas las lecciones, hay gente que las aprende y hay gente que no.

Dicho esto queda claro lo que pienso al respecto de lo que quede en el colectivo ciudadano. En muchos un aprendizaje y dolor. En otros la indiferencia asentada frente no solo a la pandemia, sino para con el resto de la Ciudadanía. Yo que no tengo muchos Gregré, para decir Gregorio, siempre digo que ser ignorante, ignorar, tiene cura; pero contra la necedad, no hay antídoto, ni vacunas.

CE- ¿Cuál es el desafío más importante que le ha tocado transitar en la vida, y qué le dejó de experiencia?

VC-Desafíos he tenido varios. Normalmente he sido yo la que mas desafíos se ha puesto en la vida. No han sido casualidades, han sido causalidad del tipo de personalidad que tengo.

Pero sin dudas ser madre es uno de los grandes desafíos, porque no hay manuales y uno va aprendiendo todos los días; tomar decisiones y ser guía de los hijos es un gran desafío día a día. Claro que creo que la recompensa vale la pena.

CE- ¿Cuáles entiende usted que son sus fortalezas? (Personales/Profesionales)

VC-El tipo de personalidad que tengo es una de mis fortalezas. Me considero una persona eficiente; trabajadora (amo trabajar) y siempre he estado tratando de emprender en la vida. Intentar y lograr lo que me propongo, cada vez que me propongo cosas, personales y profesionales. Cuando algo se me pone “entre ceja y ceja”, es difícil que lo suelte así nomás.

La observación es otra de mis fortalezas, soy una persona observadora del otro y de los otros. De las distintas realidades, a las que me he animado a acercarme.

Por último y nada menor, tener empatía, es algo que considero que es una fortaleza. Si no, sería difícil vivir en este mundo, y sobre todo en este País.

CE- ¿Cuáles entiende usted que son sus debilidades?

VC-No sé si llamarla debilidad, porque también es parte de mi forma de ser y me ha servido mucho en la vida. La excesiva “Vasconia” (se ríe). La llevo en la sangre; por si mis apellidos ya no me delataron (se vuelve a reír). He logrado muchas cosas, pero también me ha sabido jugar en contra.

Intentar tener la razón siempre, eso, es lo que tuve que aprender a que no se puede siempre. Pero he trabajado y lo trabajo, y he logrado moderar eso, sin perder mi esencia.

CE- ¿Ha tenido la sensación del fracaso alguna vez? De ser así, ¿cómo ha moldeado ello su vida?

VC-Sí, claro. Que levante la mano si existe alguien que alguna vez no fracasó o no sintió el fracaso. En términos personales me han hecho más sensible; no porque no sea sensible, de hecho lo soy. A ser menos robot, sobre todo a entender de los porrazos. En términos laborales: aprendizaje; levantarme, sacarme el polvo de la caída y volver a reinventarme.

CE- ¿Cuáles son los ejes que considera principales para mejorar la calidad de vida de los uruguayos?

VC-La educación. Fundamentalmente la educación. La educación bien entendida, la que empieza en la casa y la que continúa en las aulas después.

Que muchos uruguayos vuelvan al hábito del trabajo. Claro, vivo en este país, conozco las

cifras de desempleo. Pero también considero que durante muchos años, se alimentó, y aún queda mucho de eso, el hábito de “llevársela de arriba”. Y al que le quepa el sayo que se lo ponga.

CE- ¿Es usted lector? ¿Qué tipo de lectura recomienda y por qué?

VC-Supe ser muy lectora de libros. No dejé de leer, pero desde hace muchos años lo que leo es prensa, prensa internacional y artículos, pero desde dispositivos móviles. Soy fan de la tecnología, de la inmediatez que permite estar conectado al mundo.

Me informo y voy a leer las fuentes, las de verdad. Que puede ser desde una modificación que haga el Grupo G7, hasta las leyes mismas, las uruguayas. Los tratados…varias cosas. Me gusta hablar con propiedad de los temas, y si no, quedarme de boca cerrada, y eso no es tan fácil en mí.

CE- ¿Qué es el Éxito para usted?

VC-Éxito es poder levantarme todas las mañanas, poder vivir en el lugar que elijo vivir. Ver a mis hijas crecer. Tener amigos del alma, para mí la amistad es un valor en sí mismo. Permitirme reír todos los días, aun cuando me sucedan cosas como a todo el mundo, yo todos los días río.

Éxito es poder seguir viviendo en este país, aún con lo caro y difícil que se ha puesto. Porque de volver a emigrar, que sea por opción y no porque no queda otra.

CE- ¿Cuáles son las fortalezas de Uruguay en el contexto mundial?

VC-Uruguay es un país de Instituciones fuertes, serias. Si miramos a nuestro alrededor, justamente son cosas muy importantes, de las que muchos países carecen.

Uruguay ha sido históricamente un país de avanzada en legislaciones, tratados firmantes. Ejemplo: los temas tratados y aprobados como ley matrimonio igualitario, equidad, ley del aborto; otros países, aun los llamados del primer mundo, ni siquiera comenzaron esas discusiones y otros aun están discutiendo alguno de estos temas.

Es tan amplio lo que Uruguay a lo largo de la historia ha logrado; que va desde la Ley del divorcio, la de las 8hs, el que las mujeres pudieran votar….hasta las que cité anteriormente, que son de la actualidad.

CE- ¿Cuáles son las debilidades de Uruguay, que dificultan una mayor prosperidad como Nación?

VC-A Uruguay le hace falta crecer en población. Los índices de natalidad son muy bajos. Eso nos hace un mercado poco interesante para muchos rubros.

Otra de las debilidades es que muchos uruguayos deben cambiar el chip, de tener y empezar el camino a abrirse al mundo. Que no nos coman los dos gigantes que tenemos a los costados. Obviamente, conozco cuales rubros ya vienen haciendo esto desde hace años.

CE- ¿Cree que hay una decadencia de valores en la sociedad?

VC-Absolutamente. Soy una convencida que la decadencia de valores se da en todos los estratos sociales en nuestro país. Como también vuelvo a decir que la educación tiene que partir de los hogares.

Hoy la culpa es de los chicos, de las nuevas generaciones, y yo pregunto: ¿se educan solos? Hay una gran falla en la transmisión de valores, cosa de la que las familias deben hacerse cargo.

CE- ¿Todo tiempo pasado fue mejor?

VC-Solo en el Tango. Soy amante de la música, y por tanto amante del tango.

En cuanto al resto no, no creo. Tengo la ferviente convicción de que lo bueno es el hoy.

No soy nostálgica, creo que tampoco es un tema de edad. Solo aprecio la historia como puntapié para seguir adelante. Esto corre para lo profesional y para lo personal.

CE- ¿Qué mensaje desea dejar a la ciudadanía como referente en su especialidad?

VC-Desearía que el uruguayo sea más empático. Que entienda que mirándose el ombligo, no se logra nada más que en todo caso una mera satisfacción personal.

Que miren a sus costados, que sean más solidarios. Porque serlo no es solo cuando se da la Teletón. Y que conste en actas, dije ser no idealista; creo que la solidaridad de los uruguayos es una suerte de mentira. Y a las pruebas me remito, cuando las “papas queman de verdad”, quedan pocos solidarios. Los hay, sí, pero no creo que sea una característica del pueblo Uruguayo, como tampoco creo que Uruguay sea un país de servicios. Queda mucho por andar en estos temas.

Quiero uruguayos menos revanchistas, sean del lado que sean. Y desde ya, quiero una sociedad más justa y una Justicia funcionando mejor para ello.

6 COMENTARIOS

  1. Gracias por compartir. Me siento muy a fin con muchas de tus percepciones y creencias.
    Remarco …»el hábito de “llevársela de arriba”…». Ese gran y enorme problema de sentirnos orgullosos de la «viveza criolla».

  2. Hola.
    Muy buena entrevista.
    Estoy totalmente de acuerdo, el uruguayo no es solidario y tiene muy poca empatía, lo somos hacia el exterior: para las cámaras; tenemos un doble discurso.
    También concuerdo en que la educación es fundamental para lograr mejorar la calidad de vida de las personas y sus familias, y por ende del país en general.
    El trabajo es necesario, como siempre se dice y es cierto «dignifica», todos deberían tener la posibilidad de acceder a él, aún y en mayor medida, las personas privadas de libertad: sin trabajo y sin educación no es posible lograr un cambio positivo.
    Y para terminar, diversificar es importantísimo, manejarse en diversos ámbitos, nos brinda experiencia y oportunidades. Muchas gracias por tu entrevista.

DEJA UNA RESPUESTA

Semanario ConTexto promueve el respeto entre las personas, y fomenta los valores Éticos y Morales de una buena convivencia. La redacción bloqueará los mensajes con palabras o expresiones ofensivas, denigrantes o insultantes. Por un Uruguay mejor. Gracias por tus comentarios

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí