UN MAL INTOLERABLE. Por Alfredo Oliú

1
708

Un Juicio Político es una cuestión delicada. Es una forma de contralor y castigo prevista en nuestra Constitución ante la criminalidad de los gobernantes. En estos días, ha sido titular en todos los medios de comunicación la Intendente de Montevideo Ingeniera Carolina Cosse porque la Junta Departamental de Montevideo inició el proceso que conduce al Juicio Político que por su investidura es pasible de ser objeto del mismo. ¿Cómo llegamos a esta instancia? Creo que corresponde hacer un breve relato de los hechos y señalar las normas invocadas.

Los ediles son electos conjuntamente con el Intendente por voto directo de la ciudadanía en las elecciones departamentales. Ellos integran la Junta Departamental que es el órgano que cumple las funciones legislativas y de contralor en el Gobierno Departamental. En su elección opera la peculiaridad de otorgarse la mayoría de la Junta al lema ganador en las elecciones. Vale decir, en Montevideo el ganador fue el Frente Amplio por lo cual le corresponde dieciseis ediles automáticamente del total de treinta y uno que integran dicho órgano. Si el resultado electoral determina una votación mayor al cincuenta por ciento el lema ganador puede llegar a tener más de quince ediles cosa que sucede en Montevideo pero también en muchos otros departamentos. En la actualidad el Frente Amplio tiene dieciocho ediles en Montevideo y trece la oposición.

En el ejercicio de la función de contralor, cualquier edil puede pedir al Intendente los datos e informes que estime necesarios. Este tiene un plazo de veinte días para responderlo. La Junta tiene la facultad de hacer venir a Sala al Intendente si así lo entendiera prudente con la finalidad de pedirle y recibir informes. Para ello se necesita el voto conforme de la tercera parte de los ediles.

¿Qué es lo que sucedió en el caso en concreto? La oposición llama a Sala la Intendente dada la demora en responder pedidos de informes y esta no compareció. No es la primera vez que sucede. La oposición señala el incumplimiento de la Constitución y acusa a la Intendente mediante el mecanismo denominado Juicio Político. A partir de allí y  siempre de acuerdo a nuestra Constitución la Junta Departamental se transforma en acusador y el Senado de la República en Juez.

¿Qué es lo que se discute en el caso en concreto? En primer lugar si procede o no el Juicio Político. Nuestra Constitución expresa que procede “por violación de la Constitución u otros delitos graves”. La oposición señala que la no comparecencia voluntaria del Intendente constituye una violación a la Constitución y como el texto no especifica procede.

Yo creo que el texto puede dejar un margen para la duda. Al poner en un mismo nivel la violación de la Constitución con los delitos graves induce a pensar que no cualquier violación daría lugar a un Juicio Político. Sobre este punto se han expresado en el mismo sentido los especialistas en estos días. El que deberá expresarse si corresponde o no Juicio Político y sentar jurisprudencia al respecto debe ser el Senado de la República. Si hiciera lugar, lo que está en juego es nada más ni nada menos que la permanencia en el cargo de la Intendente Carolina Cosse. A mi entender entonces el Senado primero debe pronunciarse acerca si corresponde o no Juicio Político y en caso afirmativo deberá pronunciarse “al solo efecto de separarlos de sus cargos” para lo cual se requieren dos tercios del Senado. Repito lo dicho al principio: el Juicio Político es una cuestión delicada.

Algunas consideraciones que no pueden pasarse por alto. Puede llamar la atención que baste un tercio de la Junta para poner en marcha un mecanismo tan delicado. Yo creo que es la contrapartida lógica a la mayoría automática que le otorga la Constitución al lema ganador en las elecciones departamentales. Por otro lado no tengo dudas: lo que hizo la Intendente Cosse implica una violación a la Constitución. No es la primera vez que lo hace ni como Intendente ni como Presidente de ANTEL. Queda claro que en el Senado no están los votos para removerla del cargo. De hecho no creo que estén los votos para seguir adelante con el Juicio Político. Ello envalentona a la Intendente y hace declaraciones que en el mejor de los casos muestran un desprecio por la actitud republicana de ejercer el control por parte de los ediles. No le gusta ser sometida a contralor. Y el contralor forma parte esencial de la República. Cuántas veces hemos elogiado nuestro sistema cuando el Parlamento llama a Sala a los integrantes del Poder Ejecutivo. Es lo más sano y una de las principales cosas que verdaderamente da “calidad democrática” a un gobierno.

Dejo para el final una duda que me queda: si el Senado, como todo parece indicarlo, no accede al Juicio Político y la Intendente Cosse vuelve a violar la Constitución, algo que parece irse transformando en costumbre ¿qué puede pasar? Francamente no lo sé. Veremos. Pero buscando información me encuentro con un pensamiento de Thomas Paine  “…el gobierno, aún en el mejor de los casos, no es sino un mal necesario y, en el peor, un mal intolerable”. Sra Cosse por favor, evítenos un mal intolerable.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Semanario ConTexto promueve el respeto entre las personas, y fomenta los valores Éticos y Morales de una buena convivencia. La redacción bloqueará los mensajes con palabras o expresiones ofensivas, denigrantes o insultantes. Por un Uruguay mejor. Gracias por tus comentarios

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí