URUGUAY NO MERECE MIGAJAS. Por Marcelo Martín Olivera

0
225

La promesa de celebrar el Mundial de fútbol en 2030 conmemorando el centenario del primer torneo, que tuvo lugar en Uruguay, parecía una oportunidad dorada para nuestro continente.

Argentina y Uruguay, en conjunto, abrazaron la idea de devolver el evento a su cuna. Sin embargo, las recientes noticias sobre la asignación de solo tres partidos han dejado un sabor amargo en la boca de algunos uruguayos. Incluído este humilde servidor.

Cuando se lanzó la candidatura conjunta, se prometió evitar la improvisación y planificar con anticipación. Pero, sorprendentemente, nos encontramos con la noticia de que solo tendrán lugar los tres primeros partidos de la copa en nuestras tierras, mientras que el campeonato continuará en España, Portugal y Marruecos.

Este movimiento de la FIFA ha dejado a muchos preguntándose si los orientales recibimos un trato justo. Recordemos que el primer Mundial en 1930 tuvo a Uruguay como anfitrión, en reconocimiento a logros en los Juegos olímpicos de 1924 y 1928, organizados en ese entonces por la FIFA. En un mundo dañado por la Gran Guerra y con el golpe de la Gran Depresión, Uruguay pudo demostrar la eficiencia de la histórica batería de medidas que lograron un importante avance en lo económico y social por aquel entonces. Dejando estructuras icónicas como el Estadio Centenario, llamado así según algunos por el aniversario número 100 de la Jura de nuestra Constitución y según otros, porque fue construído para durar 100 años. Esa mística es innegable y nos llega al día de hoy.

El mundial de 1930 nos puso en una vitrina y hasta el día de hoy tenemos el derecho de sacarle el jugo.

Un siglo después de esa gesta mereciamos algo más que «migajas» en la organización del Mundial.

Es innegable que la evolución de la participación de Uruguay en la organización de la Copa del Mundo ha cambiado significativamente con el tiempo. Desde ser los anfitriones del torneo inaugural en 1930, hasta ahora tener solo un partido, la transición es llamativa y, para muchos, decepcionante.

Esta reducción en la participación es un tanto desproporcionada en comparación con el papel histórico de Uruguay en el fútbol y la relevancia del evento en su centenario. Es comprensible que las circunstancias y la logística hayan evolucionado, pero la nostalgia por los días en que Uruguay deslumbró al mundo con su torneo inaugural es palpable.

Si realmente se quería rendir homenaje a la historia y al papel fundamental que Uruguay desempeña al día de hoy en el fútbol, darle solo uno de los tres partidos inaugurales es insuficiente. Se argumenta que los partidos requerirán una inversión mínima, pero los costos son significativos en términos de prestigio y de respeto a la historia. En lugar de dar solo un vistazo a la historia, la FIFA debería considerar la importancia de honrar adecuadamente el lugar donde nació el torneo más prestigioso del fútbol.

En mí opinión ¿Dónde está la final, que habría sido un tributo adecuado y habría generado ingresos significativos? Es más justo darnos los últimos tres partidos, y la final en Uruguay para que sea el broche de oro a los homenajes.

El anuncio de la FIFA, si se ratifica, no solo representa un apartamiento de las tradiciones, sino que también refleja un fracaso en el esfuerzo por mantener el torneo en su hogar espiritual. Esto plantea preguntas sobre el poder de nuestro países en el gobierno del fútbol internacional y si la región ha perdido su influencia.

La pregunta que queda en el aire es si esta reducción es realmente necesaria o si aún podemos encontrar un equilibrio para honrar adecuadamente la historia del fútbol. El Mundial es una celebración global, pero su corazón y alma siguen estando en Uruguay, y eso no debería pasarse por alto en su centenario.

DEJA UNA RESPUESTA

Semanario ConTexto promueve el respeto entre las personas, y fomenta los valores Éticos y Morales de una buena convivencia. La redacción bloqueará los mensajes con palabras o expresiones ofensivas, denigrantes o insultantes. Por un Uruguay mejor. Gracias por tus comentarios

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí