¡Yo me callé porque te respeté, hasta ahora! Por Pluma Blanca

1
295

De todo lo que he escuchado y visto esta semana sobre el proyecto de reforma de la seguridad social, lo que más me ha llamado la atención es la afirmación del diputado colorado Gustavo Zubía sobre que ahora que se ha abierto una nueva instancia de negociación, quiere derogar el IASS, el impuesto equivalente al IRPF a las jubilaciones. Según Zubía el incumplimiento de la palabra dada, al negociar bilateralmente Cabildo y el presidente, supone un ninguneo del partido colorado y permite rediscutir todo el asunto desde cero.

Sobre las razones, alega que se rompió la chanchita, interpretando esta afirmación en el sentido de que es hora de barajar y dar de nuevo, nada de respeto de cosas que no se han respetado por parte de los demás socios multicolores. Sobre su propuesta, Zubía argumenta que el IASS es un impuesto confiscatorio, que debe ser eliminado de inmediato ya que los ahorros de cada jubilado son propios de él y han sido aportados en acuerdo a un ordenamiento legal y para un propósito específico, Afaps. incluidas. Si permitimos que sea normal confiscar partes de las jubilaciones con fines impositivos, el fin de ese camino no está muy claro, ya que se trata de una acción de gobierno profundamente injusta y claramente ilegal, más allá de las minorías o mayorías que hagan variar las opiniones de la suprema corte de justicia, respecto a este punto. Por otra parte, el fondo del asunto no tiene dos interpretaciones desde la lógica republicana. Recordemos que Vázquez recibió un fallo en contra de la SCJ y con sus mayorías logró aprobar un nuevo impuesto específico para las jubilaciones, de corte claramente colectivista. Una de las rémoras que arrastramos de los quince años del frente amplio y su ideología progresivamente apartada del orden democrático republicano al haber derivado hacia el radicalismo marxista tipo Foro de San Pablo. La suprema corte tuvo fallos en los dos sentidos y   va quedando, con este tipo de acciones, más como un instrumento político,  ya con poca relación con la justicia en su pureza, como indica la razón republicana que debiera serlo.

El petitorio de Zubía se basa en que, si hay una renuncia a ganar y , según el diputado, es un monto de dinero al que se puede renunciar ahora, ya que se accedió al pedido de Cabildo Abierto. Entonces y como no parece lógico renunciar a las dos fuentes de financiación, vale decir a los 300 millones menos por año que no entrarían a causa de la baja en el cómputo de los mejores años y, por otro lado, además,  renunciar a los 250 millones que significa la recaudación anual del IASS, el diputado colorado prefiere renunciar a este último, no más IASS es su propuesta. Volviendo atrás a un abuso de poder que no debió haber sido nunca.

Se trata, para Zubía, de un impuesto confiscatorio, ya que los ahorros de los jubilados son de ellos y de acuerdo con la constitución, las jubilaciones no pueden ser objeto de carga impositiva. Vale decir lo que propone Zubía es que, ya que se puede renunciar a algo en el entorno a los 300 millones, que se renuncie a cobrar un impuesto que básicamente es ilegal en lugar de robar por vía legal al colectivo de los que ya trabajaron y no pueden volver a vivir.

Los que han salido a criticar a Zubía dicen que ese dinero se puede dedicar a la primera infancia, donde los índices de pobreza están en el orden del 17 por ciento y no a la faja etaria superior a los 65 años, donde el índice de pobreza está en el entorno del dos por ciento.

Zubía dice en su argumentación, que debido a que se ha incumplido el acuerdo entre los partidos de la coalición de octubre de 2022, es hora de reabrir el debate. La pregunta es si se quiere abrir tanto el debate como para solucionar todos los problemas del país.

Por ejemplo , con respecto a la pobreza de los más jóvenes. Si la pobreza afecta más a los jóvenes es porque los padres, entre otros motivos no menos importantes,  están en sus primeras etapas laborales y aún perciben salarios bajos que luego se irán incrementando por obra de mejor capacitación o ascensos por méritos o por antigüedad en los cargos, una o más de esas razones y otras indican por ejemplo que un maestro al final de su carrera gana el doble que al principio, aunque solo haya sido maestro sin especializaciones de ningún tipo. Conozco un caso, entre muchos otros que podría nombrar,  que con una jubilación viven hoy dos personas. Hubo un momento que con la mitad de eso vivían seis personas en esa misma familia. Es fácil ver la diferencia de ingreso, pero cápita, 40 / 6 da 6600 pesos por persona y 80/2 da 40000 pesos por persona, 30 años después. La misma familia haciendo lo mismo ahora gana seis veces más. Aclaro que el ejemplo está a valores constantes reales y actuales. El índice de pobreza hoy es por debajo de los 14 mil pesos. O sea, antes eran 6 pobres, jóvenes y felices y hoy son dos viejos de clase media, cargando sus años y cuidando nietos y apoyando a los más jóvenes. Ese es el entramado social uruguayo que no se puede desconocer.

También es cierto, por otra parte,  que siempre hubo en el país ayudas para los padres de hijos pequeños, tanto en educación, como en salud, como en otras áreas importantes del desarrollo familiar incluso la recreación y hasta la posibilidad de una modesta pasantía de veranos en algún complejo, como es el caso del Complejo Artigas en Piriápolis. El sistema cooperativo es muy fuerte en el país y tiene una larga tradición. Incluso los sindicatos tienen colonias de vacaciones, seguros de desempleo propios y otras ventajas para sus afiliados. Por lo que aquellos 6600 sean para los más chicos seguramente algo más en el entorno de los 10000 per cápita.

Pero lo que plantea Zubía es más concreto, si hay que renunciar a 300 millones por año, porqué en lugar de mejorar todas las jubilaciones de nivel medio y medio alto en un 5 %, no mejor devolvemos el IASS que es ilegal y nunca debió haber existido, porque es un resquicio de marxismo enquistado en nuestra república y va contra nuestro orden jurídico, me permito inferir. Saquémonos de arriba la ideología marxista, parece ser el lema y lo aplaudimos, totalmente de acuerdo con usted diputado. Gracias por su valentía que se ve poco y hace mucha falta. Es el único político que levanta la bandera del orden institucional republicano, recuperando valores y esquemas que nos hacen únicos en toda América Latina.

Lo cierto es que faltan tres días para el 20 de abril, plazo en que vence el receso pedido por el partido colorado y según la vicepresidente Beatriz Argimón, aun estamos dentro del plazo para aprobar la reforma.

Zubía ha sido claro y ha dicho que no votará si no se deroga el IASS por completo y no solo el 10 por ciento.

Algo que queda planteado a raíz de estas dos semanas de atraso, es que la coalición multicolor carece de un órgano coordinador como si lo tiene el frente y que a esta altura esa carencia parece transformarse en una desventaja política. Si los cuatro partidos quieren funcionar más orgánicamente de manera de presentar una competencia política seria a la coalición de izquierdas, deben crear ese órgano coordinador.

Crear el órgano coordinados multicolor puede significar perder un poco de poder de decisión del presidente, volver a un colegiado de hecho , tipo   Herrera en 1958, pero en otra época y en otro entorno. En una época en que los consensos y las unanimidades se van imponiendo en la práctica política republicana. Es razón de justicia y razón de hecho muy importante para un nuevo triunfo de cara a 2024.

Esperemos que la responsabilidad de los multicolores permita preservar esta importante herramienta política que hace viable la lucha electoral contra el marxismo enquistado en nuestras concepciones políticas como nunca. Con Maduro, López Obrador, Ortega, Cristina, en el horizonte, la más perfecta unión es lo único que debe caracterizarnos.

Pluma Blanca

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Semanario ConTexto promueve el respeto entre las personas, y fomenta los valores Éticos y Morales de una buena convivencia. La redacción bloqueará los mensajes con palabras o expresiones ofensivas, denigrantes o insultantes. Por un Uruguay mejor. Gracias por tus comentarios

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí