ANDRADE – MANINI 2024

0
290

Con la excusa de la LUC, Andrade dejó entrever que SI está dispuesto a dar batalla en el 2024, y Manini expuso claramente que NO se baja de la candidatura presidencial.

Un debate con sabor a poco, falto de sal y pimienta, como muchos esperábamos, pensando en quienes eran los participantes. Andrade menos vehemente de lo conocido en él, a pesar de que sus ojos parecían salirse de sus orbitas, y Manini sin espantar cucos, muy estático y ausente de gestualidad, casi un muñequito de torta.

Lo común en los debatientes fue ver sus cabelleras sin canas, buena ropa (de marca), me gustó la camisa de Andrade, y ambos preocupados en no espantar a sus seguidores.

Políticamente correctos. Demasiado correctos. Más enfocados en sus barras que en atraer nuevos simpatizantes o indecisos. Por momentos se olvidaros del motivo del debate. Quizás nunca fue su objetivo. Allá ellos.

Unos datos previos (de dudosa procedencia) dados por un medio de prensa que se dice independiente, pero es de izquierda, daban que un 56 % de la ciudadanía estimaba ver el debate. La realidad y mediciones nos mostraron que esa cifra era optimista en exceso, o un truco marquetinero.

Parece obvio que dentro del supuesto 44 % restante estaban los dirigentes blancos, colorados e independientes, ya que al momento del debate era intenso el tráfico de sus redes sociales, discutiendo y comentando los diferentes actos en varias ciudades del interior.

Parece que Manini tuvo pocos likes de la coalición de gobierno.

Si entendemos que “debate” es una discusión en que dos o más personas opinan acerca de uno o varios temas y en la que cada uno expone sus ideas y defiende sus opiniones e intereses, lo que protagonizaron Manini y Andrade, fue un debate; pero entendamos que el principal  cometido que debe tener ese debate es llegar a algún tipo de “conclusión” a partir de las ideas expuestas, por lo que no se cumplió la principal finalidad y es que los oyentes lleguemos a alguna conclusión sobre los cuatro temas elegidos por lo participantes.

Cada uno defendió “su verdad” sin oir siquiera, o hacer el menos esfuerzo en escuchar al otro disertante.

Por que fue en eso en que se convirtieron los dos expositores, en dos disertantes y que al decir del Ministro Heber, bien podrían haberse sustituido sus presentaciones en simples spots publicitarios.

Andrade SI hizo una buena pre presentación electoral, y Manini NO dejó pasar la oportunidad de hacer una buena gimnasia también electoral, por supuesto y sin tapujos, ambos mirando a la distancia el 2024.

DEJA UNA RESPUESTA

Semanario ConTexto promueve el respeto entre las personas, y fomenta los valores Éticos y Morales de una buena convivencia. La redacción bloqueará los mensajes con palabras o expresiones ofensivas, denigrantes o insultantes. Por un Uruguay mejor. Gracias por tus comentarios

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí