Cabildo Abierto crece en identidad y nos hace bien a todos.

0
103

Por: Anonimous.

Hace unos días tuve oportunidad de escuchar al diputado Carlos Testa de Cabildo Abierto, en una audición en Radio Oriental. Me pareció tan diáfano, tan sincero, tan independiente y exento de esos sentimientos tóxicos que produce el odio, que sentí una gran alegría por mi país. Alivio, esperanza, un reverdecer de la fe en la política y en los políticos. 

Una de las cosas que dijo el Señor representante Nacional es que en su partido se respeta la opinión de cada legislador y no hay imposiciones de ningún tipo ni lineamientos. Bienvenida sea esa manera de actuar ya que cada representante es votado por lo que es, dice y hace ante el votante, sobre todo en el caso de los legisladores que se acercan a la gente y abordan la política desde la proximidad sin esconderse en una lista. Cómo podría alguien reclamar mi voto al convencerme de tal o cual postura o proyecto, si después, debe votar por mandato partidario en contra de sus propias ideas, de sus dichos, de su compromiso ante mí. La democracia, según su definición más elemental implica que es el pueblo el soberano y el político es su representante. Esto requiere esta actitud de búsqueda que tiene el diputado Testa y que se podría resumir en preguntar al pueblo que piensa, que necesita cambiar, cómo puede ayudar. Esta es la verdadera democracia, esa que implica de parte del pueblo y de los gobernantes el ejercicio de libertad, y de una libertad limitada por el derecho del otro, por la ética, por eso que llamamos responsabilidad. Así se predica el verdadero sentir de un partidario de la libertad de ser y pensar. Gracias a este representante a quién no conozco personalmente, pero que me devuelve la esperanza en la política uruguaya.

Para muchos de nosotros Cabildo Abierto representó una opción de cambio y también una incógnita, una apuesta al futuro y una serie de interrogantes. Estuvimos llenos de expectación ya que la atmósfera reclamaba algo diferente en el mismo momento que surgió aquel 10 de Marzo  de 2019.  Hubo analistas políticos que calcularon que luego de un impulso inicial se extinguiría. Agoreros del mal, jueces de tribuna, predicaron que el sistema los tragaría. Sin embargo, esta audición de Radio Oriental fue para mí un antes y un después. Comprendí que bajo el liderazgo del senador Manini Ríos no hay derechas ni izquierdas sino republicanismo con libertad, artiguismo en el sentido de cuidar del desvalido como la mejor tradición occidental y cristiana indica. El Senador lo ha repetido insistentemente pero ahora lo respaldan con hechos sus parlamentarios. Eso habla de una idea común que ha hecho carne. Parecen decirnos que son personas que no tienen ataduras intelectuales sino contacto con la gente y de ella se nutren, cada uno a su manera, con sus matices y sus luchas asociadas al Pueblo del que vienen y al que se deben. Sus propuestas son de una sencilles apabullante, pero no por ello menos necesarias ni legítimas. Sus temas son variados y aluden a la complejidad que hay en el seno de la sociedad que no admite encorsetamientos.

Tal vez uno de los momentos culminantes de la audición estuvo en la expresión categórica de Testa cuando dijo:  ¨En mi país no puede haber ni un solo preso por odio o venganza¨. Esta frase resume dos mil años de civilización, lo que hemos aprendido para salir del código de Hammurabi, del año 3000 AC, de las antiguas civilizaciones de la media luna fértil. En ese viejo código se expresaba ¨Ojo por ojo y diente por diente¨. Lo mismo dijo Moisés a su pueblo luego de romper las tablas de la ley, escritas, según la tradición judaica, por el dedo de Dios y que fue sustituida por una ley menor. En esa edad de la evolución humana no había espacio para el perdón, solo la venganza. No había lugar para el juicio justo, solo el grito a favor de Barrabás bastó para condenar a Jesús. Esos eran los criterios. En cambio, hoy, bajo el imperio de nuestras leyes, la justicia sumaria y la venganza no son aceptables, todo nuestro sistema se apoya en algunos pocos pilares. Todo se basa en el amor que predicó Cristo y que introdujo el perdón y la misericordia, todo se basa en la razón que nos enseñaron los filósofos del Siglo de Pericles, todo se basa en los códigos que heredamos de la República Romana que nos enseñó a regirnos por la ley protegida por la fuerza de un Estado. Nos costó cinco mil años reconstruir las tablas quebradas. No las volvamos a romper.

La solución de las controversias de forma extrajudicial es uno de los fundamentos actuales del Sistema que ha evolucionado constantemente y si no es posible, la intervención del poder judicial que, con su entramado de jueces y fiscales y tribunales, decide lo mejor en función de las leyes vigentes evitando la lapidación o la crucifixión que a la distancia se aprecian como expresiones de un pasado que no debe volver. 

En el caso particular del Uruguay, hemos hecho gala de ser un pueblo magnánimo con nuestros conciudadanos que erran el camino. Nunca la venganza, el juicio sumario, el linchamiento físico o el escrache han sido parte de nuestra esencia Oriental.Hasta estos tristes últimos años que parecen arrastrarnos al fangal del odio alimentado por la ignorancia. Es cierto que hay casos aislados, pero no es el orden establecido y así lo entendemos y lo enseñamos de una generación a otra. Gracias diputado por rescatar nuestro sentido de ciudadanía. Ese que hemos visto peligrar en manos de políticos irresponsables que apelan a la violencia verbal y de los hechos, a la amenaza de barricada y aún a la violencia física como forma de imponer sus ideas. Desterremos la palabra carnero de nuestro vocabulario, todos tienen derecho a ganarse su jornal. 

Testa aclara que no es jurista ni historiador, que no conoce a los detenidos en las cárceles de ¨Domingo Arena¨ ni en ¨Coraceros¨, pero que si puede distinguir lo que es estricta justicia de lo que está motivado ideológicamente. También deja sentado que no reivindica ningún hecho que atente contra los derechos humanos ni antes ni ahora. No apoya la idea de los dos demonios, sino que lo presenta de manera nueva y más abarcadora al decir que lo que no hubo fue Santos y sí víctimas de ambos lados. Esta definición nos parece muy acertada, pues ubica las cosas donde deben estar a cincuenta años de ocurridos lo hechos del Bowling, por dar un ejemplo. Las responsabilidades están repartidas entre todos lo que participaron y entre todos lo que gestionaron las instituciones del Estado y los que enarbolaron las banderas de la revolución innecesariamente. Las víctimas están fallecidas asesinadas o han arrastrado las consecuencias todas sus vidas. Son treinta y pico desaparecidos guerrilleros y sesenta y seis militares,policías y civiles muertos, sin contar los que han quedado desvalidos física, intelectual o sicológicamente. Entre los asesinados es necesario siempre recordar a Pascacio Báez peón rural de Pan de Azúcar, aCarlos Burgueño, padre orgulloso que iba a anotar a su bebé y  a Vicente Oroza, español de Vigo, Chofer de Cutcsa que en medio de una gran tormenta paró fuera de su parada para llevar a su vecino, que resultó su matador. Es bueno recordar   a Juan Andrés Betancur Carrión y la lista de civiles inocentes, obreros, choferes, peones de campo, asesinados, no se agota con ellos. Estos hoy son apenas un nombre y una breve anécdota. Pero deberían ser más que eso, por respeto a sus familias y en honor a la verdad y la decencia, deberían ser honrados y siempre recordados, como el gran error de todos que tenemos presente y no deseamos repetir. Es la única manera de recuperar la dignidad y el orgullo de ser parte de este pueblo tan lindo y singular. No podemos resignarnos a dar por perdida la batalla de decencia en solo dos generaciones.

En otro momento Testa enlaza esa libertad de ser representante del pueblo en concordancia con su ser y sus electores, con la responsabilidad. Esa es otra verdad fundamental, la responsabilidad no surge sino al amparo de la libertad. Los esclavos también pueden ejercer libertad, pero a costa de un duro precio porque han aceptado ser esclavos y de una forma u otra están faltando a su contrato si ejercen la libertad de ser y elegir. En cambio, el hombre libre está dispuesto a dar su vida por su libertad y por tanto se hace responsable de sus actos.La libertad es el terreno fértil donde crece lentamente la semilla de la responsabilidad en el carácter de cada ser, mientras se va formando en la fragua de la vida. Aprender a responder por los actos que cometemos, en el acierto o en el error, es aprender a ser ciudadanos de una democracia fuerte. Lo otro es la actitud infantil de ubicarse como víctima y siempre buscar en quien descargar la culpa. No hay culpables, hay responsables y los responsables reconocen sus errores y restituyen o son obligados a ello por el sistema de justicia y la fuerza del Estado. Ese es el camino civilizatorio que nos aparta de la anomia y la barbarie.

Por otro lado el diputado trata el tema del valor del saber y de respetar a los que saben. Alude a la salud pública como ejemplo. Es allí donde la coalición actuó ante la emergencia sanitaria con unidad monolítica, sin fisuras y con respeto por la ciencia, incluso muchas veces por encima de cualquier otra consideración coyuntural, ya fuere política, económica o social. Nos parece fundamental cultivar como valor y enseñar el respeto al saber científico. Mucho le ha costado a la ciencia abrirse paso a través de los siglos y superar miedos y supersticiones y prejuicios de todo tipo y ante los avances de actitudes oscurantistas dignas de la mayor ignorancia, siempre es importante recuperar la noción de aspirar al conocimiento bien fundado y aprender a buscarlo y a disfrutar de él porque es el fundamento de una vida plena y productiva. En una época donde el conocimiento científico crece exponencialmente no aprender a aprender, es estar fuera del mundo en que nos toca vivir y es desperdiciar el milagro del saber.

El Señor diputado reclama salir de bucle histórico en que nos encontramos y pide a todos hacer su parte para no quedar retenidos entre terrorismo, verdades a medias y dolor. Se manifiesta como partícipe de aquellos pronunciamientos de 1989 y 2009 cuando el pueblo se manifestó partidario de una amnistía completa y no hemipléjica como la que tenemos hoy. Creo que un pensamiento suyo dibuja su intención, cuando dice que quiere vivir en un país que no vea como una victoria tener presas a personas añejas que no revisten ninguna peligrosidad y que fueron procesados por su color de ojos o el tono de su voz. 

Este nuevo alegato se suma al de la Carta del Foro de Montevideo y a las aclaraciones hecha por una de sus impulsoras, la conocida escritora Mercedes Vigil. Ella dejó bien claro que la justicia, según el propio acuerdo de Roma, sobre delitos de lesa Humanidad, no puede ser retroactiva, ni puede ser impartida por personas implicadas afectivamente con una de las partes, como es el caso de los fiscales que atienden esta fiscalía especializada en derechos humanos. Hay cuestiones que ya aparecen muy gruesas como errores del sistema y deben ser subsanadas de inmediato en honor a lo que somos como pueblo y a nuestra historia magnánima.

En suma, una actitud honesta, valiente y orientada en el sentido del cambio que la gente votó.

Expresiones como las del diputado Testa, van dibujando una imagen de este nuevo espacio político, desprovisto de visiones ideologizadas y lleno de los valores que nos hicieron grandes como Nación en el concierto de los países civilizados. La alta votación obtenida es una muestra que existe un espacio político para la razón y las mejores tradiciones de nuestra patria.

DEJA UNA RESPUESTA

Semanario ConTexto promueve el respeto entre las personas, y fomenta los valores Éticos y Morales de una buena convivencia. La redacción bloqueará los mensajes con palabras o expresiones ofensivas, denigrantes o insultantes. Por un Uruguay mejor. Gracias por tus comentarios

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí