COALICIÓN EN PROBLEMAS. Por Sebastián Castro

2
518

En 3 años de gobierno de Coalición Republicana hemos descubierto que, en principio, la oposición se maneja con una experticia summa cum laude. Una experticia tal que podríamos decir opaca cualquier otro intento de oposición en los últimos 18 años. Saben cómo ser oposición, como trancar a un gobierno, crear un relato que sólo los propios pueden aceptar y en su desenfrenado atropello institucional obligar al oficialismo a buscar constantemente otro relato paralelo, basado en datos y no en sensaciones térmicas.

Y aun así, estar siempre un paso detrás. Cada vez que el gobierno intenta gobernar, debe hacerlo aplicando 4 pasos: 1-hacer, 2-comunicar, 3-esperar al relato de la oposición, 4-defenderse. Y mientras se encuentra defendiendo la gestión, vuelve al pasó 2 ó 3 varias veces hasta que la oposición deja un hueco para que el gobierno vuelva al paso 1. El desgaste es inmenso y se refleja en la tensión constante que provoca fricciones inconvenientes para el avance en las medidas impostergables que necesita tomar el gobierno. Aun así el 48% de la población tiene una imagen positiva del presidente según la consultora Cifra. Datos que no se han modificado aún con todos los casos conocidos de clientelismo, Astesiano, Marset, crisis hídrica y alguna que otra perla más. Si segmentamos entre partidos, 9 de cada 10 votantes del Partido Nacional aprueba la gestión, y dentro de la colación 8 de cada 10. Me atrevo a pensar que la diferencia de 1 votante cada 10 último deben ser los militantes de Cabildo Abierto, que bajo el paraguas de su líder Guido Manini Rios siente que su partido no se ha tenido en cuenta en el gobierno. La realidad es que el gobierno no es un colegiado (como en época de su abuelo Pedro Manini Rios), y aunque la coalición repartió equitativamente los cargos en el ejecutivo según participación en las urnas, parecería que a Cabildo nada lo conforma.

Las encuestas no lo están favoreciendo y su perfilismo que intenta recuperar votos que se escapan todos los días junto con sus dirigentes parecería jugarle en contra. Igual que en campaña en 2019, el perfilismo de Talvi le hizo perder un gran caudal de votos después de las internas, el perfilismo de Cabildo está permeando el caudal electoral que a un año de las internas parecería estar incluso por debajo del Partido Independiente.

Quién se beneficiará de esta estrategia talibán de ir por todo a cualquier precio, es seguramente la coalición de izquierda, que agazapada no necesita hacer mucho. No es cuestión de hacer honores y otorgar laureles a todo, pero deberían entender que fuera de la coalición no suman ni por derecha (que ya no soportan su “militarizacón” del partido) ni por izquierda, que no le llevan ni las leyes más ridículas que impulsan con claro tinte populista.

La cuerda está tensa. Solo hay que esperar cuando se va a cortar. Uno es paciente, pero hasta las pompas de jabón explotan.

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Semanario ConTexto promueve el respeto entre las personas, y fomenta los valores Éticos y Morales de una buena convivencia. La redacción bloqueará los mensajes con palabras o expresiones ofensivas, denigrantes o insultantes. Por un Uruguay mejor. Gracias por tus comentarios

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí