CRIMENES PERFECTOS

0
429

Es la canción de Andrés Calamaro y por supuesto que se refiere a una historia de amor con culpas insinuadas.
En el aumento de crímenes que estamos experimentando en nuestra sociedad no hay historia de amor posible pero sí muchas culpas insinuadas y acusaciones cruzadas.
Como si alguien estuviera exento de pecado. Pero intentaré esbozar una explicación del fenómeno. Hasta el 2010 el fenómeno de delito violento aún estaba controlado. Fue a partir del gobierno de Mujica (no digo que sea culpa de Pepe…tampoco lo niego) pero fue allí que empezó a dispararse el fenómeno. Y vaya coincidencia desde allí y hasta el 2019 tuvimos un solo ministro del Interior. Eduardo Bonomi. Bonomi tuvo el único y gran acierto de un día abandonar la perorata que el delito o el delincuente era una víctima de la sociedad. Estoy seguro que lo pensaba pero un día se rebeló y dejó de justificarse para pedir más recursos y ponerle más foco a la represión. El problema es que no lo sabía hacer, no lo podía hacer y no tenía autoridad moral para liderar la fuerza policial dados sus antecedentes.
Fue así que fueron pasando los años y se fueron dando 2 fenómenos de manera conjunta. Se cuadruplicaron los recursos mientras se triplicaron los delitos. El combo perfecto del desastre. Para buena parte de la izquierda; como la propiedad privada es un robo, ellos aceptan el robo hacia los ciudadanos como una forma inconsciente de resarcimiento de los pobres respecto de los ricos. Una boludez importante. Los ricos pagan seguridad buena y terminan pobres robando a pobres.
Hoy quiero detenerme en los homicidios. Y lo hago porque ahora en 2022 estamos experimentando un crecimiento despiadado. Pero hagamos historia. En 2011 solo el 12% de los homicidios se justificaban por ajustes de cuenta. En 2 años ese porcentaje trepó 20 puntos y ya el 32% de los crímenes eran “crímenes perfectos” o sea los ajustes de cuentas.
¿Por qué digo que son “crímenes perfectos”?
Porque para buena parte de la “derecha” es hasta bueno que se maten entre delincuentes. Y para buena parte de la izquierda cuando eran gobierno era la justificación para decir que el delito no subía, lo que subía era el crimen fruto del narcotráfico. Y son crímenes perfectos porque en general los ajustes de cuenta difícilmente se aclaren.
Vuelvo a ese año 2013 y digo que un 32% eran ajustes de cuenta mientras que un 22% eran homicidios en ocasión de rapiñas o copamientos.
En un escenario tan violento como experimentamos ahora al menos podemos decir que algo ha cambiado favorablemente. Han disminuido los homicidios en ocasión de rapiñas y copamientos. Y han disminuido mucho.
Entre 2020 y 2022 el porcentaje cayó a 8% mientras que las muertes por “ajustes de cuentas” treparon al 47%. No me subo a la teoría que son muertes de 2º porque considero que con estos números mi país se está convirtiendo en una suerte de Sinaloa o país de cuarta donde impera la ley del más fuerte en las calles.
Tampoco quiero hacer comparaciones -que siempre son odiosas- con el gobierno anterior porque buena cosa es ser honestos intelectualmente y reconocer que en buena medida corrimos al FA del gobierno señalando cada acto que constituía una escalada en el delito. Por tanto, hoy no me puede sorprender que un Charles Carrera Leal …leal a su primo Leal (que quedó sin trabajo en el Ministerio del Interior) nos pase factura cada vez que aparece algún episodio de violencia en las calles. Tienen todo el derecho del mundo a hacerlo. Pero no son conductas políticas comparables. Y voy a demostrar el ¿por qué?
En el pasado y me remonto a ese 2013 cuando se disparaba para siempre el aumento de los ajustes de cuenta; el ministro Bonomi (QEPD) declaraba en el sentido de despreciar esas muertes. Suenan aún sus palabras diciendo de manera despectiva: “ ahora -al menos- la gente de bien está más segura mientras mueren los malvivientes porque se matan entre ellos”. Un horror. Pero la cosa no quedó ahí. En 2015 y frente a una denuncia del Depto de Estado de los Estados Unidos de América Bonomi rechazó la posibilidad que Uruguay estuviera convirtiéndose en un país narco. Dijo que “las bandas aquí estaban de paso”. En fin: se multiplicó de a poco el delito violento y ese proceso se inició en el gobierno del FA y hoy estamos pagando las consecuencias. Esperando que un ministro como Heber (10 meses en el cargo) dando una mano debido a una situación triste e inesperada como la muerte de su predecesor haga milagros. Y los milagros no existen. Tal vez don Luis Heber no sea el hombre indicado para el cargo. Probablemente nos estemos perdiendo un excelente parlamentario, con gran experiencia en el Senado pero no se puede decir que el hombre no trabaja y duro. Y tampoco se puede decir que no le ha tocado “bailar con la más fea” y tiene el enorme mérito de no desmerecer las muertes o categorizarlas según sean entre delincuentes o civiles de a pie inocentes. Para mí también es un problema igual sean quienes sean los que son asesinados en las calles. La diferencia está y no lo puedo negar es que ahora –al menos- son menos las muertes que “lloro” porque es menor y mucho también- la cantidad de muertos inocentes por rapiñas. En ese sentido la seguridad ha mejorado y hay más acción policial. Pero no me alcanza y no me conforma que el Uruguay sea territorio de narcos que imponen sus leyes. No me alcanza con saber que se cerraron 2 mil bocas de pasta base y que eso explica en parte la lucha por territorios del narcomenudeo. Quiero un Uruguay donde el delito no quede impune. Quiero que Fiscalía y el poder Judicial den una mano. Me molesta que tanto delincuente sea apresado y el sistema judicial uruguayo lo ponga de nuevo en las calles. Eso desmoraliza a la policía y a la sociedad en su conjunto. Me duele que el sicariato y sus autores intelectuales sepan que solo el 50 % de los casos se aclaran. Eso facilita la contratación de sicarios. Es más fácil quedar impunes y con menos guita comprás a “la mano que te va a disparar al oscuro y por vendetta”.
Es mucho lo que queda por hacer y no se arregla con pase de factura al Ministro presente ni al pasado. Dejen trabajar a Heber y si no anda saldrá algún día y pondrán a otro, pero mientras tanto déjenlo laburar.
Y también dejen trabajar a la policía y por favor Fiscalía ¡ponete las pilas también y ayudá!. jrpuppo

DEJA UNA RESPUESTA

Semanario ConTexto promueve el respeto entre las personas, y fomenta los valores Éticos y Morales de una buena convivencia. La redacción bloqueará los mensajes con palabras o expresiones ofensivas, denigrantes o insultantes. Por un Uruguay mejor. Gracias por tus comentarios

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí