Feminismo radical

1
1023

Por Dr. Fernando Caride Bianchi 

 “Nos oponemos, visceral, racional e irreductiblemente a que se discrimine  negativamente a la mujer. Pero también a que se imponga una discriminación positiva, mediante el otorgamiento de privilegios a algunos a costillas de los  derechos de otros” 

 En los últimos días ha sorprendido a la opinión pública la decisión del gobierno  argentino, de incluir en el DNI (documento nacional de identidad) la expresión “no  binario” en el apartado de la determinación del sexo de las personas. 

 Esta acción del gobierno de Fernández-Fernández, tiene su base en la negación de  la existencia de los sexos determinados por la biología, o sea por el orden natural de  las cosas, en virtud de la auto percepción que tenga cada individuo de sí mismo.  Concepto propio de la Ideología de Género, el sexo no es algo biológico, sino una  construcción social. 

 Por su parte, el Feminismo Radical ha encontrado en la ideología de género una  plataforma de lucha. Y detrás de estas posturas, se encuentra el marxismo cultural  hegemónico, a través del cual de lo que se trata es de un permanente conflicto social.  Hoy ya no es entre “clases sociales”. Ahora se trata del enfrentamiento social a través  de la segmentación en distintas minorías sociales, generando permanentes  enfrentamientos: hombres-mujeres; negros-blancos; heterosexuales-homosexuales;  originarios-inmigrantes, etc. etc. 

 El Feminismo Radical hoy levanta la bandera de lo que llaman “Democracia  Paritaria”. En el periódico feminista Mujeres en Red define a la democracia paritaria  como “la forma de organización social y política en la que existe igualdad de número  y derechos de los distintos colectivos que componen la sociedad y que deben formar  parte de los órganos decisorios y de gobierno”. En buen romance es imponerle a la  sociedad una forma de organización que implica una limitación a la libertad tanto de  los electores como de los elegibles a través de la imposición de votar e integrar listas  electorales que se compongan de igual número entre hombres y mujeres. 

 En la actualidad en el Uruguay, las mujeres no tienen ningún tipo de limitación,  tanto desde el ponto de vista político como el electoral. Además como si fuera poco,  existen Elecciones Internas obligatorias en los Partidos políticos a los efectos de la  elección de sus autoridades lo que garantiza de que cualquier persona pueda ocupar  los más altos cargos, con el solo requisito de obtener el voto de la ciudadanía. 

 Si hay algo que caracteriza a la Democracia Republicana es el respeto más amplio  a la Libertad. Cercenar libertades en aras de solucionar una pretendida  discriminación, que no solamente no es institucional sino que está expresamente  prohibida por nuestro Ordenamiento Jurídico, con otra discriminación, no es más  Democracia, como se pretende, sino institucionalizar la injusticia de un privilegio en función exclusivamente del sexo. 

 ¿Acaso los colectivos que hoy bregan por la paridad en la actividad política,  argumentando la poca cantidad de mujeres ejerciendo esa actividad, estarían de  acuerdo en que colectivos masculinos pretendieran imponer la paridad en actividades  donde los hombres están en franca minoría como por ejemplo cupos universitarios?  ¿estarían conformes en que se estableciera la paridad en la docencia? ¿que se  estableciera también la paridad en la función pública? ¿en la judicatura en el Poder  Judicial? ¿que dirían de establecer la paridad en los trabajos relacionados con la  salud, médicos, nurses, nutricionistas, enfermeras, etc? 

 Quienes impulsan la paridad política, ¿estarían de acuerdo en aplicarla también en  tareas de alto riesgo donde la mayoría de ellas en la actualidad son desempeñadas por hombres, como por ejemplo reparación de antenas, pintores de puentes, operadores de barométricas, etc. etc.? Estos ejemplos son incluidos a los solos efectos de demostrar lo absurdo que resulta imponer regulaciones a un mercado que se auto  regula sin ninguna prohibición ni limitación. 

 Quienes impulsan la paridad política denominándola Democracia Paritaria, han  omitido, ex profeso un término en la nomenclatura y es el de “Impuesta”. En realidad  la deberían llamar “Democracia Paritaria Impuesta”, La razón es sencilla, el  concepto de democracia con el de imposición evidencia a todas luces un  cercenamiento de libertades. 

 Nuestra Constitución establece claramente que todos somos iguales ante la ley,  sin más distinción de la derivada de nuestros talentos y virtudes. Una cosa es luchar  porque se cumpla con dicho precepto constitucional, que la mujer no sea  discriminada negativamente por su condición de tal, discriminación a la que, como  republicanos liberales, nos oponemos, visceral, racional e irreductiblemente. Pero  otra muy distinta es aceptar alegremente, que se violente dicho cuerpo normativo  mediante el otorgamiento de privilegios a algunos a costillas de los derechos de  otros. 

 Vivimos en una sociedad democrática donde la tolerancia respecto de quien piensa  distinto no significa convalidar su pensamiento. Se podrá tolerar que haya gente que  piense que “lo político está por encima de la jurídico”, pero un republicano jamás  estará de acuerdo con esa afirmación. 

 El hecho de que en nuestro país exista libertad de expresión, de ninguna forma  significa que todos tienen razón. Simplemente significa que nadie puede ser  perseguido o encarcelado por su forma de pensar. En consecuencia la tolerancia que  se deriva de esa libertad de expresión no significa tranzar en materia de principios y  valores que hacen a la esencia de la Democracia. 

 En fin ¿por qué somos republicanos y liberales? porque, entre otras cosas, no  pensamos que el Fin justifica los Medios. 

Por lo dicho anteriormente, la adopción de estas posturas del feminismo radical en  particular, como las derivadas de la Ideología de Género en general, no se  corresponden con los principios y valores de Libertad republicana plasmados en nuestro Ordenamiento Jurídico.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Semanario ConTexto promueve el respeto entre las personas, y fomenta los valores Éticos y Morales de una buena convivencia. La redacción bloqueará los mensajes con palabras o expresiones ofensivas, denigrantes o insultantes. Por un Uruguay mejor. Gracias por tus comentarios

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí