DESDE HACE AÑOS. Por Alfredo Oliú

2
921

Este jueves el Presidente de la República en reunión del Consejo de Ministros anunció en conferencia de prensa el envío al Parlamento del Proyecto de Reforma Jubilatoria. De hecho, este viernes pasado se enviaron dos documentos al Parlamento: por un lado el referido Proyecto de Ley y por otro la exposición de motivos o fundamentos.

En la exposición de motivos se realiza un relato cronológico de la metodología utilizada para arribar al Proyecto. Casi en el inicio expresa textualmente “Desde hace años se ha venido sosteniendo por los principales referentes de gobiernos de diferente signo político la necesidad de realizar esta reforma”. Se creó por ley una “Comisión de expertos” que trabajó un año. Dicha Comisión la integraron en su inicio todos los partidos políticos pero, al momento de terminar el diagnóstico se retira Ernesto Murro representante del Frente Amplio. Una vez concretado el diagnóstico se comienza la elaboración de recomendaciones para la reforma. El 12 de noviembre de 2021 se aprueba por la Comisión el informe de las recomendaciones. Este informe fue el principal insumo para articular el anteproyecto de ley que se presentó a la opinión pública el pasado 28 de julio. El mismo anteproyecto que se entregó a todos los Partidos Políticos con representación parlamentaria. A todos, los de la coalición de gobierno y los de la oposición. También se le entregó al PITCNT. De manera que nadie puede decir que lo toma por sorpresa. No toma por sorpresa a nadie el planteo del tema ni el contenido del Proyecto.

Ante esta igualdad de acceso al texto hubo reacciones muy dispares. Los Partidos de la Coalición, luego de un tiempo prudencial para ajustar sus posturas, iniciaron un diálogo que culmina con el Proyecto acordado. El Frente Amplio, como señaló el Presidente de la República, prefirió no hacer aportes. El PITCNT antes siquiera de ver el anteproyecto dijo que estaba en contra.

¿Cuáles son los pasos a seguir ahora? Los mismos de cualquier proyecto de ley. En este caso la iniciativa la tuvo el Poder Ejecutivo y corresponde al Poder Legislativo la discusión, no hay plazos especiales para ello, una vez aprobado el Proyecto se remite al Poder Ejecutivo para su Promulgación y posterior Publicación. Como se comprenderá, el eje del asunto estará en la discusión donde allí sí el Frente Amplio tendrá que pronunciarse.

Las especulaciones acerca de cuáles serán las actitudes políticas que asumirá el Frente Amplio están a la orden del día. Lo que también está a la orden del día son las encuestas y si bien algunos dicen que no creen en las encuestas, cual si fuera una religión, todos las miran aunque sea de reojo. Es dable pensar que muchos harán la ponderación que se resume en una pregunta: ¿qué me sirve más para ganar votos? Y lo curioso es que la respuesta no surge con claridad. Si bien se podría decir que la reforma propuesta no es una medida que cause simpatía, sobre todo por la extensión de la edad mínima para jubilarse, también es cierto que crece el convencimiento de una realidad: el sistema jubilatorio como está hoy no se sostiene desde el punto de vista financiero. Y es más, aún aprobado que fuera el Proyecto de Ley no es que deje de ser deficitario pero al menos permitiría sostenerlo.

Yo no se qué tanto pueden especular con una reforma que desde hace años se viene postergando, es una reforma que ya podemos calificar de impostergable. Veremos. Dentro del Frente Amplio se insinúan ya diversas posiciones. Desde el Partido Comunista señalan su oposición al proyecto lo cual no es de extrañar dada su estrecha vinculación con el PITCNT pero, también surge la voz de Astori que se congratula por tratar el tema. Y conviene detenerse en la posición de Astori. Ya siendo Ministro en los gobiernos del Frente Amplio, advertía sobre la imperiosa necesidad de reformar el sistema jubilatorio. No logró un acuerdo dentro de su propia coalición en su momento y, lamentablemente no parece lograrlo ahora. Pero creo que es una opinión autorizada y merece ser escuchada por su propio Partido. Aunque en este momento su sector es minoría.

¿Qué podemos esperar entonces? Por un lado en la coalición de gobierno, aunque Cabildo Abierto anuncia que va a pedir alguna otra modificación, parecería que hay acuerdo. Por el lado de la oposición parece haber una pugna entre quienes hacen un cálculo electoralista y ponderan cuál sería el mejor beneficio y por otro lado quienes, con mayor responsabilidad plantean que algo hay que reformar. Por supuesto y como es estilo en el Frente Amplio todo teñido de ideología que aunque cuesta adaptarla a cada situación ellos siempre se ingenian para dar una nueva versión de la “lucha de clases”.

A mí me da la sensación que la gente en su mayoría percibe la necesidad de una reforma. No porque hayan leído el extenso proyecto y su extensa exposición de motivos sino porque todos tienen claro que el régimen actual es gravemente deficitario.

2 COMENTARIOS

  1. Alfredo muy bueno tu comentario arriba ya veras que de esta torta vamos a comer todos los que queremos y los otros también que estan en la sombra como todo carroñero gracias SR PRESIDENTE su PUEBLO lo necesita GRACIAS

DEJA UNA RESPUESTA

Semanario ConTexto promueve el respeto entre las personas, y fomenta los valores Éticos y Morales de una buena convivencia. La redacción bloqueará los mensajes con palabras o expresiones ofensivas, denigrantes o insultantes. Por un Uruguay mejor. Gracias por tus comentarios

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí