EL AGRAVIO AL EJÉRCITO NACIONAL

0
350

Por Cnel. Luis Eduardo Maciel Baraibar

No hablo por el Ejército, porque oficialmente tiene quien lo defienda. Pero ante el paso del tiempo y el silencio, como integrante de su reserva activa no me permito dejar pasar por alto un agravio como el que deliberadamente le hiciera el fiscal Ricardo Perciballe, días atrás.

​​​​​​​“No hay dudas que el Ejército mató al capitán Gutiérrez en 1974…”, afirmó el magistrado en un escrito que respondía a la defensa del Tte. Gral. Rebollo, en una instancia del proceso que se lleva a cabo, en la causa dada en llamarse: “las muchachas de abril”. (“El Observador”, 23/08/22).

Causa que refiere a una operación militar realizada en el marco del combate al terrorismo marxista en el año 1974, en la que fueron abatidas tres integrantes del M.L.N -Tupamaros y resultaron heridos dos oficiales del Ejército, uno de los cuales fallece tiempo después. ​​​​​​​​​​​

En efecto, en un fundamento acusatorio sustentado por una investigación plagada de falsedades y contrariedades, que corona con una “autopsia histórica” realizada cuarenta y ocho años después, Perciaballe acusa al Ejército de haber “matado” a uno de los suyos…

​​​​​​​​Hasta aquí, no era novedad que el fiscal, al igual que otros operadores judiciales de su “camarilla”, procuraran aniquilar en los tribunales a quienes, combatiendo en primera línea al terrorismo marxista, malograron el éxito de la guerra revolucionaria. Prueba de ello, son sus procesamientos hediondos de odio e injusticia, y el consecuente tormento a que vienen siendo sometidos, ellos y sus familias.

​​​​​​​​​​Hoy, cuando la venganza está en su máximo apogeo, el plan advierte que es tiempo de pasar a la siguiente etapa. Es hora de ir por la esencia, por lo permanente. Es hora de ir por el Ejército. ​​​​​​​De ahí que, sabedor de que jurídicamente la institución no puede defenderse, el fiscal “apuntó a su fuerza moral”, injuriándolo con expresiones que procuran: deshonrarlo frente a la opinión pública, desunirlo, y minar su ánimo y voluntad de combatir (RAE: 3. Tr. Atacar, reprimir, refrenar un mal o un daño, oponerse a su difusión. Combatir una epidemia, el absentismo, el terrorismo. 4.tr. Contradecir, impugnar). ​​​​​​​​​

Pero como nada es casual, vale recordar que el fiscal Ricardo Perciballe es quien, junto al juez Jorge Díaz, en los años 2009-2010 adquirieran notoriedad por sus “notables actuaciones” en el caso del arsenal de Feldman. ​​El Dr. Jorge Díaz, en aquel entonces juez de crimen organizado de 2° Turno, fue quien a los pocos días de ocurrido el hecho (previo al acto electoral) saliera presuroso a afirmar: “…no hay ningún elemento que vincule a Feldman, con la actividad política…”.​​​​​​​​Por su parte, el fiscal Ricardo Perciballe fue quien tras once meses de investigación, solicitó el archivo de la causa, aduciendo: a) “… la inexistencia de elementos probatorios que vinculasen al contador Feldman con cualquier tipo de organización terrorista, o con una red de tráfico de armas…”, y b) “…el resultado de una pericia psicológica realizada post mortem, la cual atribuía a Feldman la patología del “síndrome de Diógenes…”. ​​​​

Saúl Feldman“, el “acumulador de armamento y material de guerra”, había militado en un par de organizaciones revolucionarias de corte marxista, y al momento de la caída del arsenal estaba en posesión de documentos falsos. Asimismo, horas antes de suicidarse mató a un policía, hirió a otro, y quemó documentación que seguramente comprometía…

Pasados trece años, las interrogantes son muchas: ¿a quién pertenecía el arsenal?, ¿de dónde provenían las armas? y ¿para que se guardaban?​​​​​

Volviendo al tema, y a modo de conclusión he de expresar: que por más que se intente denostarlo, la solidez moral del Ejército y el espíritu nacionalista de que invariablemente ha hecho gala desde su génesis, lo mantienen en el pedestal virtuoso que un día lo colocó la historia. ​​​​​​Lugar al que suele acudirse, prontamente, cada vez que el peligro acecha y donde ha de encontrárselo siempre presto, al servicio de la Patria y de las causas nobles. Porque ésa ha sido, es y será su razón de ser.​​ ​​Su agravio al Ejército es inaceptable, señor fiscal.

DEJA UNA RESPUESTA

Semanario ConTexto promueve el respeto entre las personas, y fomenta los valores Éticos y Morales de una buena convivencia. La redacción bloqueará los mensajes con palabras o expresiones ofensivas, denigrantes o insultantes. Por un Uruguay mejor. Gracias por tus comentarios

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí