EL DELITO EN CIFRAS OFICIALES ¡VAYA LIO!

0
360

Por: Juan Ramón Rodríguez Puppo.

Siempre hubo problemas con la divulgación de estas cifras. Para los oficialismos siempre es un motivo o de orgullo por algún logro o de alguna excusa por alguna mala noticia a dar. Para las oposiciones cualquier resquicio es un lugar propicio por donde colarse para «dar palo» en una lógica en la que hasta parece que estuvieran esperando que muera mas gente en las calles o que asalten a mano armada a mas compatriotas.
CUANTO PEOR …..MEJOR.
No generalizo. Me consta que hay gente de la zurda que no esta en esta lógica. Pero también se que son los menos lamentablemente.
En el país de la «fractura» hoy vale todo con tal de descalificar, segregar, desacreditar y hasta eliminar al contrincante.
Para nosotros y durante el mandato de 15 años del FA los números de los delitos fueron una herramienta para ir socavando el crédito que gran parte de la ciudadanía había depositado en la izquierda. Pudimos demostrar -como y de a poquito- la ideología que quería enseñarnos que repartiendo dinero en canastas iba a lograr una reducción de la inseguridad pública era una patraña y otra de las burradas históricas de la izquierda vernácula.
Cuando quisieron reaccionar ya era tarde y a Bonomi se le quemaron los papeles. Pero más grave que eso. Pusieron al zorro a cuidar el gallinero. Nada de lo que pasara durante los años en los que alguien del MPP manejara la seguridad pública podría sorprendernos. Desde un negociador de rehenes hablándole con un megáfono a un ómnibus vacío durante 3 horas hasta el escape de un narco caminando de adentro de Cárcel Central hasta la triplicación de las rapiñas en 10 años.
¿A quien se le ocurra poner a un tupa como ministro del Interior y mantenerlo a capa y espada?
Exponer esos números de inseguridad creciente mas que un recurso electoral era un grito desesperado de cambio y por suerte un día cambiamos y no solo por eso.
Por tanto hoy mucho nos alegra que el nuevo gobierno pueda mostrar estadísticas favorables en el manejo de la seguridad ciudadana. Pero no me voy a engañar yo mismo ni menos engañarlos a uds. No han cambiado demasiado las causas para que los delitos disminuyan. Y para estas afirmaciones me baso no en opinologos locales (como soy yo) sino en expertos internacionales que de esto saben y mucho. En especial me gusta leer a Marcelo Bergman que es alguien que conoce la realidad latinoamericana y que si bien reconoce que vivimos en un nuevo siglo donde se confirma la tendencia que cada vez más el mundo vive con niveles de paz mayores a los del pasado- en el corto plazo vamos a experimentar sacudones de inseguridad post pandemia. Tal vez en nuestro caso no tan pronunciados porque el Uruguay siempre es más moderado y porque nuestro gobierno no propició confinamientos obligatorios. Pero sin duda habrá sacudones fruto de restricciones voluntarias, desempleo y crisis sociales que hay que entender y atender.
Haciendo grandes números se puede decir que el país -en los primeros 9 meses de 2021 y comparado con el último año de gobierno frentista (2019)- experimentó una merma de un 19 por ciento en los delitos.
Esto se debe a muchos factores. La pandemia ayudó pero no fue decisivo. Los delincuentes no siguen los protocolos de salud y dejan de delinquir porque Salinas les pide que deben cuidarse en sus casas. Solo un Charles Carrera o algún otro cateto de esa especie puede dar argumentos de esos en televisión. Pero en alguna medida puede ser que con algo menos de movilidad algún delito menos se puede haber cometido. Lo que si movió la aguja fue la mayor y mejor disposición de la policía con un mayor apoyo de fiscalía en la persecución del delito. Eso hizo no solo que bajaran los delitos sino que lo más importante es compararnos no con el dato de 2019 sino con el dato de lo que hubiera sido el 2021 sino hubiera cambiado el gobierno. Los número se hubieran ido por las nubes porque el FA ya había perdido esa batalla hace años y porque tampoco (digamoslo claro) no les interesaba demasiado ser muy inamistosos con la delincuencia. Hoy con el debate de la LUC lo dejan mas claro aún. Parece que votan a favor de los narcos y los violadores en vez de votar en contra. En fin…es una apreciación muy subjetiva la mía.
Pero volviendo al tema original voy a ser muy honesto con mis lectores. Valoro muchísimo el esfuerzo y la batalla que hoy se esta dando y valoro sus resultados. Pero debo decir que son provisorios y que si no se toman y pronto otras medidas podemos correr el riesgo de un efecto boomerang en un mediano plazo.
¿DONDE TRABAJAR ENTONCES?
Claramente hay que ya habilitar o construir mas cárceles pero tampoco con eso alcanza. Tenemos que encontrar soluciones laborales -aunque sean precarias o parciales- para los que salen de la cárcel luego de sus condenas.
Tenemos que trabajar y mucho con la deserción estudiantil en secundaria. Ese es el semillero de la vagancia y del delito en sus primeras fases. Ahí es donde hay que generar apoyo a las familias o tutorías para vigilar y encaminar hacia horizontes productivos y de contención a los pibes. De lo contrario serán las mulas o los colibris de los mayores delincuentes.
Y por si fuera poco el desafio hay que mantener la LUC en pie.
La LUC es mas que una ley ómnibus como se dice por ahí. Es la arquitectura mínima jurídica de un nuevo tiempo de respeto a la autoridad. No en vano hoy varias encuestadoras te dicen que el pueblo uruguayo valora más y mucho más a la policia que a los políticos y los medios. Y mucho mas obviamente que al pit cnt.
El camino recién empieza y créame que es verso eso que el camino sea la recompensa. Nadie te deja la recompensa en el medio del camino. Si temes mucha pero mucha suerte..capaz que la encontrás al final.

DEJA UNA RESPUESTA

Semanario ConTexto promueve el respeto entre las personas, y fomenta los valores Éticos y Morales de una buena convivencia. La redacción bloqueará los mensajes con palabras o expresiones ofensivas, denigrantes o insultantes. Por un Uruguay mejor. Gracias por tus comentarios

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí