EL HOMBRE VOLQUETA.

0
845

El Uruguay es un modelo de «contracultura » instalada por el progresismo. Si hay un intento para mejorar la educación, es mala base olvidar que, en los últimos diez años, el proceso gramsciano aplicado quebró el proceso educativo y lo llevó al desastre.

El populista es más populista que viable, pero emplea el máximo de halagos y falsas promesas, populares pero difíciles de cumplir, todo con el fin de convencer al pueblo y convertirlo en instrumento de su propia ambición política.

Eso es más fácil de lograr cuanto más bajo sea el nivel de educación. Ya es sabido, pero nosotros seguimos dormidos sin ver quien intenta pescar su votito.

Por obra del progresismo, surgió el «ciudadano consumista», sin ideología y sin sentido de pertenencia ni clase, cuyo símbolo es la tarjeta de crédito y su terapia para el estrés es gastar en el shopping.

El concepto de ahorro murió por causa del consumismo y surgió el «comprador compulsivo».

La asistencia social sin pedir nada a cambio causó la muerte del ciudadano, quien adoptó el rol y status de «hombre volqueta», quien para comer usa lo que otros tiran.

Y como en el «mundo feliz» de Aldous Huxley, un «porrito» lo deja contento por un rato y después sale a robar cuando no tiene plata y quiere comprar droga.

El hábito de dormir en la calle es otra forma de «cultura progresista». En ese caso, la corrupción también le cabe al ciudadano, cuando se aparta de las normas sociales elementales y hace lo que le venga en gana donde sea y cuando quiera.

En ese estado, el ciudadano ya no tiene discreción ni para orinar y defecar. Lo hace dónde sea y cuando quiera e impone esas acciones como incuestionables e irrebatibles.

La «contracultura» producto del progresismo ha logrado su propósito. Consiguieron que el ciudadano «de a pie» considere al visionario bien informado y preparado como «farsante» y a los mentirosos y farsantes como luminarias bien plantadas, con formas de hablar destartaladas y conceptos que no resisten el más liviano análisis.

Foto 22 setiembre.

DEJA UNA RESPUESTA

Semanario ConTexto promueve el respeto entre las personas, y fomenta los valores Éticos y Morales de una buena convivencia. La redacción bloqueará los mensajes con palabras o expresiones ofensivas, denigrantes o insultantes. Por un Uruguay mejor. Gracias por tus comentarios

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí