EL MUNDO ESTÁ EN COMA. Por Sebastián Castro

0
174

En 2006 se comenzó a emitir una novela turca llamada «Las mil y una noches». En la misma, una mujer superada, independiente y muy exitosa protagoniza la saga. Terminó en 2009. Para 2010 se emitió en el mismo país otra totalmente distinta. Una muchacha violada por jóvenes es desterrada de su pueblo. Echada a patadas por el simple hecho de ser mujer. ¿Analogía de la realidad o simple coincidencia?

¿Por qué cambió en menos de 5 años la imagen popular de la mujer? Una respuesta a esta pregunta sin dudas la podría contestar el propio Erdogan, actual Presidente de la República de Turquía quien fue Primer Ministro del país entre 2003 y 2014. Recep Tayyip Erdoğan, quien fundó y presidió el Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP), de ideología islámica-demócrata (islamismo democrático y moderado, de centro derecha), actual presidente de Turquía quien imparte su ideología creando una gran contradicción. Hablar de islamismo democrático sería similar a decir que el Vaticano es laico. Y lo único rescatable en su corriente política podría ser su «moderación». Sin embargo, si la sociedad turca le debe algo a su actual presidente, es sin duda la gran cantidad de mujeres -y sobre todo de jovencitas- que han renunciado al estilo de vida laico que caracterizaba ese gran país, para adoptar alguna forma de velo islámico. En particular, el niqab, ese hábito negro integral que sólo deja ver los ojos. Si recordamos que la Constitución turca tiene apenas 40 años (data de 1982) y que Erdogan siempre manejó los hilos del país desde 2003, entonces, no es nada ilógico pensar que poco hay del estado democrático excepto por sus votos cada 5 años. Entonces, ¿por qué le produce tanto terror a Erdogan ver a sus mujeres libres? Es una gran pregunta para hacerle. Hay que aclarar que el velo es muy anterior al Corán. Y su uso es sin dudas un legado anterior de pueblos bárbaros.

En 2016 el fallido autogolpe fue sin dudas más de la misma política autoritaria y trató sin dudas de reafirmar un liderazgo popular bastante desgastado. El pueblo ya no protesta, le han enseñado por más de 40 años que ser laicos es eso que hace el estado, una suerte de control permanente. Y una degradación de valores tan grande, que hoy los turcos discuten si avalan la pena de muerte en un mundo donde la pena de muerte tiende a desaparecer.

Ahora, si recorremos este mundo en coma inducido encontramos que entre los estados unipartidistas actuales se encuentran China, Cuba, Eritrea, Laos, Corea del Norte y Vietnam, de una lista de 32 países que aún en el siglo XXI se rigen por dictaduras, dicta-blandas y demo-duras como Venezuela, que si bien mantiene más de un partido político y practica la democracia cada 6 años, la persecución de opositores, el cierre de medios de prensa y las pocas garantías en los comicios hace suponer que se trata de una dictadura de hecho.

Yendo de lo general, las sociedades y los gobiernos y enfocándonos en lo estrictamente particular, el creador del Shock del Futuro y la Tercera Ola nos alertaba sobre la destrucción de la familia nuclear. Alvin Toffler predijo que un síntoma de los rápidos cambios sociales sería la disolución de la unidad familiar. El autor notó que éstos conducirán a un incremento en las tasas de divorcio ya que la sociedad comenzará a acoger a la comunidad LGBT. También predijo la proliferación de servicios de ofertas a gran escala como lo son actualmente Amazon o eBay.

«La gente del futuro podría sufrir no por la ausencia de opciones sino por un paralizante exceso de éstas. Podrían volverse víctimas de ese dilema particular de lo superindustrial: el exceso de elecciones». En El Shock del Futuro Toffler también planteó el incremento de la prosperidad como una nueva norma más que como una tendencia, pero después se corrigió en una entrevista con la revista Wired en 1993.

«Cometimos el error de creerle a los economistas de la época», le dijo a Wired.

Economistas keynesianos que imaginaron un mundo pos curva de Hubert en los años 70, saliendo de la crisis del petróleo a base del aumento del déficit fiscal. Una receta equivocada que hoy los partidos populistas siguen aplicando.

El mundo sin dudas está en crisis, política, social, moral y filosófica. Debemos crear conciencia o más temprano que tarde terminaremos en un mundo escatológico que no queremos que hereden nuestros nietos.

DEJA UNA RESPUESTA

Semanario ConTexto promueve el respeto entre las personas, y fomenta los valores Éticos y Morales de una buena convivencia. La redacción bloqueará los mensajes con palabras o expresiones ofensivas, denigrantes o insultantes. Por un Uruguay mejor. Gracias por tus comentarios

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí