Revolución silenciosa en China

0
530
Falun Gong practitioner Zhang Yijie at Flushing, New York on April 18, 2021. (Chung I Ho/The Epoch Times)

Estados Unidos “Hacer frente a la China comunista: un llamamiento pacífico que hizo historia”

Por EVA FU 24 de Abril de 2021

NUEVA YORK— Los días de Beijing siempre fueron un poco polvorientos y grises en la memoria de Zhang Yijie. Ese día no fue diferente.

Ella era jefa de división del Ministerio de Comercio Exterior y Cooperación Económica y acababa de regresar de un viaje de negocios de un mes en Alemania. Era por la tarde y no había tiempo que perder. Mientras dejaba su equipaje, en lugar de tomar el almuerzo, fue directamente a buscar su teléfono. Estaba ansiosa por ponerse en contacto con su grupo de amigos con los que diariamente estudiaba las enseñanzas de Falun Gong y practicaba ejercicios de meditación.

Pero no se encontró a nadie.

Entonces, sonó una llamada telefónica urgente de su director ShiGuangsheng a su esposo, quien también trabajaba en el ministerio. Él corrió a otra habitación, cerrando la puerta detrás suyo.

Todo esto hizo que Zhang se sintiera incómoda. De puntillas fuera de la puerta, escuchó que un grupo de practicantes de Falun Gong había ido a Zhongnanhai , el complejo de los principales líderes del Partido Comunista Chino (PCCh).

Ve a la manifestación y dile a todo el personal del Ministerio de Comercio Exterior que asiste al evento que se vaya de inmediato, le dijo el director a su esposo.

El día, 25 de abril de 1999, eventualmente vería alrededor de 10,000 practicantes de todo el país congregarse principalmente a lo largo de las paredes rojas que rodean el complejo gubernamental en la calle Fuyou para apelar por su derecho a practicar libremente Falun Gong, también conocido como Falun Dafa.

La práctica espiritual fue presentada al público por primera vez en 1992 y se difundió de boca en boca en todo el país. Para 1999, había entre 70 millones y 100 millones de personas practicando en toda China. Se podía ver a los practicantes haciendo ejercicios lento de meditación  cada mañana en los parques. Sin embargo, los practicantes habían comenzado a sentir cada vez más presión por parte de las autoridades en los últimos años, con la prohibición a la distribución de los libros de la práctica, programas en medios estatales que arrojaban propaganda desprestigiando la disciplina y una orden de la oficina de seguridad pública para investigar la práctica de forma exhaustiva.

Más tarde, el régimen chino describiría el evento del 25 de abril como una protesta provocadora para justificar una campaña de persecución total contra Falun Gong, que se lanzaría en julio del mismo año y que continúa hasta el día de hoy.

Pero Zhang, quien pronto se subió a su bicicleta y corrió hacia Zhongnanhai, no vio nada amenazador en el comportamiento de los practicantes ese día. Con orgullo, ella y muchos otros que estaban allí recuerdan las largas y rectas filas de practicantes alineados prolijamente a lo largo de la calle. Muchos estaban leyendo libros o sentados en el suelo meditando. Algunos, con bolsas de plástico, hicieron rondas para recoger la basura de los manifestantes.

Los practicantes de Falun Gong se reunieron alrededor de Zhongnanhai para apelar en silencio y pacíficamente por un trato justo el 25 de abril de 1999. (Cortesía de Minghui.org)

Los practicantes de Falun Gong se reunieron alrededor de Zhongnanhai para apelar en silencio y pacíficamente por un trato justo el 25 de abril de 1999. (Cortesía de Minghui.org)

Uno simplemente se siente diferente cuando se encuentra entre una multitud tan pacífica, dijo Zhang.

“¿Cuándo has visto una petición como esta?”, dijo Zhang, que ahora vive en los Estados Unidos, en una entrevista con TheEpoch Times. “Los pasos peatonales y la carretera principal estaban despejados. No hubo gritos en absoluto, ni un solo trozo de papel en el suelo”.

ShiCaidong, que estaba cursando una maestría en la Academia de Ciencias de China estatal en ese momento, fue uno de los tres delegados que se reunieron con el primer ministro ZhuRongji esa mañana para explicar sus solicitudes.

Zhu reafirmó su apoyo a su libertad de creencia y dispuso que cuatro funcionarios se reunieran con ellos, incluyendo a su vicesecretario en jefe y el director de la oficina estatal de peticiones. Los tres delegados entregaron tres solicitudes principales: liberar a las docenas de practicantes de la cercana ciudad de Tianjin que habían sido golpeados y detenidos dos días antes, permitir la publicación de libros de Falun Gong y restaurar un entorno en el que pudieran hacer ejercicio en público sin miedo.

Los funcionarios aceptaron algunas copias del libro principal de enseñanzas de la práctica, “Zhuan Falun”, y prometieron transmitir la situación a los principales líderes del PCCh.

Las masas se dispersaron gradualmente por la noche cuando se corrió la voz de que los practicantes de Tianjin habían sido liberados.

“Si el ‘asedio’ fuera real, ¿ZhuRongji parecería tan sereno cuando saliera?”, dijo Shi, refutando la forma en que los medios estatales describieron el evento.

Las tensiones aumentaron en la tarde cuando apareció la policía antidisturbios, portando rifles, pero ninguno de los manifestantes se movió, según Kong Weijing , otro delegado.

Zhang se quedó hasta el anochecer y se fue en silencio después de que la mayoría de los peticionarios se retiraron.

Algunos practicantes con información interna le dijeron más tarde que el régimen se había preparado originalmente para usar la violencia contra los manifestantes esa noche. Atribuyó a la extraordinaria tranquilidad de la multitud el haber eludido una posible repetición de la masacre de la Plaza de Tiananmen: la sangrienta represión de los manifestantes estudiantiles por parte del régimen, que había tenido lugar al final de la calle una década antes.

“No pudieron encontrar ninguna excusa para tomar medidas drásticas”, dijo Zhang.

Apegarse a lo correcto
El segundo día después de la apelación, se enviaron órdenes oficiales a empresas de todo el país alertando a los ciudadanos de a pie sobre lo ocurrido.

Era la primera vez que Luan Shuang, directora de recursos humanos de una empresa de transporte en la ciudad de Shenzhen, había oído hablar de Falun Gong.

Años antes, Luan, que todavía estaba en la universidad, se enteró conmocionada de cómo el régimen chino mató a tiros a jóvenes desarmados en la Plaza de Tiananmen. Con la brutal matanza todavía fresca en su memoria, se sintió impresionada por la valentía de los practicantes de Falun Gong al presentarse.

Al igual que con otros movimientos políticos, Luan, como todos los demás, tuvo que presentar promesas escritas a sus superiores para distanciarse del incidente y declarar que estaba mal organizar una protesta o un desfile en Beijing. “Nadie iría en absoluto”, dijo.

“No habría ido incluso si me hubieran dado una bonificación por ello, ¿no sería eso el fin de tu propia carrera?”, recordó haber pensado en ese momento.

La practicante de Falun Gong Luan Shuang en Nueva York el 19 de abril de 2021 (Chung I Ho / TheEpoch Times)

Decidida a averiguar por qué la gente se arriesgaba tanto, le pidió un libro de Falun Gong a un compañero de trabajo que resultó ser un practicante. Después de leerlo una vez, decidió practicar.

Ella describió los valores enfatizados en el libro como un rayo de luz en su vida “confusa”.

“Ahora sé que puedo usar el estándar de ‘Verdad, Benevolencia y Tolerancia’ para evaluar todo”, dijo, refiriéndose a los principios básicos de la práctica. “Así que mientras algo esté bien, me mantendré firme hasta el final”.

Represalias
A pesar de la postura conciliadora de los funcionarios el 25 de abril, el régimen consideró que la popularidad de la práctica era una amenaza y comenzó una campaña estatal solo tres meses después, con el objetivo de acabar con ella. En los años transcurridos desde entonces, varios millones de practicantes han sido detenidos por persistir en su fe, según estimaciones del Centro de Información de Falun Dafa, y un número desconocido de practicantes ha sido asesinado mediante diversas formas de tortura.

Después de reunirse con el primer ministro durante la apelación, Shi fue atacado por el comité del Partido en su lugar de trabajo, que comenzó a monitorear sus actividades. Los agentes de la ley revisaron archivos sobre su pasado esa misma noche, aunque no encontraron ningún problema.

El practicante de Falun Gong ShiCaidong en Flushing, Nueva York, el 18 de abril de 2021 (Chung I Ho / TheEpoch Times).

Zhang, funcionaria de comercio exterior, pagó un costo más elevado. Durante siete años, experimentó siete arrestos y pasó 28 meses en un campo de trabajo, donde fue golpeada, pasó hambre, la alimentaron por la fuerza y la privaron del sueño; el período más largo fue de 42 días sin parar. Cuando terminó la agotadora sesión, su cabello se había vuelto blanco y sus dientes se habían aflojado. “El hecho de que sobreviví fue una prueba de la maravilla de Falun Dafa”, dijo.

Esto contrastaba fuertemente con su vida anterior a la persecución, cuando ocupaba un lucrativo puesto en el gobierno y tenía una familia perfecta, con una hija y un hijo a punto de ir a la universidad.

“Mucha gente podría trabajar toda su vida sin llegar a donde yo estaba”, dijo. “En ese momento, si hubiera aceptado dejar de practicar, no habría perdido nada”.

Luan, que todavía era nueva en la práctica, se enfrentó de manera similar a una dolorosa elección. A los 34 años, estaba viviendo la historia del éxito de cuello blanco, disfrutando de una vida con la que muchos de su edad no soñarían. Recientemente se había mudado a una mansión de 4300 pies cuadrados junto al mar, lista para disfrutar los frutos de su arduo trabajo.

Podía practicar en secreto dentro de su casa sin que nadie lo supiera. O podría decir lo que piensa y arriesgarlo todo.

Luan eligió lo último.

En 2001, la directora de recursos humanos fue a la Plaza de Tiananmen para protestar por la persecución, el mismo lugar al que dos años antes dijo que “no habría ido aunque le hubieran dado una bonificación”.

Luan fue enviada a varios centros de detención y soportó tres meses de tormento. Dormía sobre mantas que sospechaba que nunca se lavaban ya que emitían un fuerte olor. Si bien no la golpearon, trabajó muchas horas sin descanso haciendo tantas luces navideñas que sus dedos no podían enderezarse después de que terminaba su turno.

Se las arregló para salir casi intacta, pero otros no fueron tan afortunados. Una detenida le había dicho que otro practicante de Falun Gong, un profesor de idiomas extranjeros de la misma ciudad que Luan, se volvió loco allí.

El Partido también la expulsó de su membresía, cortando los privilegios económicos y políticos asociados con la afiliación. Su empresa organizó una “reunión de denuncia” para anunciar su expulsión. Durante la reunión, Luan tuvo que soportar un sinfín de críticas sobre su fe por parte de los superiores de la compañía.

Luan Shang de unos 20 años en la Universidad de Jilin en Changchun, Jilin, China. (Cortesía de Luan Shuang)

Luan mantuvo una sonrisa brillante mientras sus superiores anunciaban la decisión frente a docenas de sus colegas.

“Este malvado Partido no puede tolerar a la gente buena. Incluso si no me expulsaran, tendría que salir de esto de todos modos”, recordó que se dijo a sí misma en ese momento.

Si bien la compañía de Luan no la despidió directamente, solo le asignaron los trabajos más desfavorables. Finalmente presentó su renuncia.

Sin arrepentimientos
Al contar sus historias mucho después de reinstalarse en los Estados Unidos, los practicantes exudaban un aire de serenidad incongruente con su sufrimiento pasado.

Habían tomado las decisiones correctas, dijeron.

“La creencia en la verdad, cuando se eleva de un nivel emocional a un nivel racional, trasciende cualquier sufrimiento”, dijo Zhang, quien escapó a través de Tailandia en 2006.

Zhang Yijie (C) aparece en la foto con anteojos grandes y sombreados, cuando era secretaria de Chen Muhua, quien más tarde se convirtió en vicepresidente de la República Popular China. (Televisión NTD) Fuente: The Epoch Times en español

Zhang veía su vida como “legendaria”. “Independientemente de las ordalías y circunstancias, las he visto todas y las he pasado por todas”, dijo.

El 18 de abril, se reunieron con otros 1000 practicantes en Nueva York para un desfile y una manifestación para conmemorar la histórica manifestación de resistencia pacífica y para “decir no” a la continua represión sobre su fe por parte del PCCh, dijeron.

“Si todos fueran como los que asistieron a la apelación del 25 de abril, la sociedad china estaría mejor”, dijo Luan, sonriendo como hace 20 años. “Debido al 25 de abril … finalmente me convertí en una de esas buenas personas que defienden la justicia, lo que había aspirado a ser desde que era joven”.

Fuente: TheEpoch Times en español

DEJA UNA RESPUESTA

Semanario ConTexto promueve el respeto entre las personas, y fomenta los valores Éticos y Morales de una buena convivencia. La redacción bloqueará los mensajes con palabras o expresiones ofensivas, denigrantes o insultantes. Por un Uruguay mejor. Gracias por tus comentarios

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí