¿ESTAMOS CONDENADOS A VIVIR EN UN ESTADO DE CAOS? Por Marcelo Martín Olivera

0
736

En medio de una serie de crisis políticas y escándalos que han debilitado al gobierno, Uruguay se enfrenta a una preocupante ola de violencia. Esto es tan evidente como la luz del sol y el asesinato de un encargado de un supermercado (sumado a la violencia de cada semana) lamentablemente lo confirma, además de remitirnos a acontecimientos del pasado de similares características.

Aunque han habido cambios en la forma en que estos incidentes son percibidos y abordados, queda claro que la violencia sigue siendo un problema grave. En este contexto, es crucial que tanto los políticos asuman su responsabilidad y aborden el tema de manera profesional.

Este asunto sigue siendo un desafío persistente que requiere una respuesta efectiva y coordinada. La falta de coherencia en la forma en que se aborda este problema es preocupante.

En este contexto, la inseguridad se ha convertido en una gran preocupación que afecta a todos los ciudadanos. Aunque hubo avances en la imagen y las herramientas legales que dispone la policía, las decisiones erráticas o la incapacidad para mantener el orden dan sus amargos frutos.

En este sentido, es importante recordar cómo reaccionaron quienes hoy están en el gobierno cuando eran oposición. Sus críticas a la gestión anterior revelan la falta de coherencia en su actuar actual. Es necesario reconocer que el archivo no perdona y que sus críticas pasadas ahora se vuelven en su contra. Es evidente la falta de un plan efectivo y la incapacidad para lidiar con la realidad han demostrado ser un fracaso evidente.

La violencia en la sociedad uruguaya no es un problema nuevo, pero es preocupante que se justifique como un problema arraigado en la sociedad. Si bien es cierto que existe una responsabilidad compartida entre todos los actores sociales, incluyendo la sociedad en general, los políticos de todos los partidos deben asumir su parte. Es necesario un enfoque integral y una cooperación entre todos para abordar este problema.

Es hora de dejar de lado las agendas políticas y trabajar juntos para encontrar soluciones a la violencia que aqueja a la sociedad uruguaya. Si no se asume una responsabilidad colectiva, será difícil lograr un cambio significativo. Urge construir una convivencia pacífica, y esto solo será posible si todos los actores involucrados trabajan en conjunto.

DEJA UNA RESPUESTA

Semanario ConTexto promueve el respeto entre las personas, y fomenta los valores Éticos y Morales de una buena convivencia. La redacción bloqueará los mensajes con palabras o expresiones ofensivas, denigrantes o insultantes. Por un Uruguay mejor. Gracias por tus comentarios

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí