GATOPARDISMO.

0
369

Un representante de la nobleza siciliana, el duque Giuseppe di Lampedusa, dejó al morir en 1957 el manuscrito de su única novela, Il Gatopardo. La acción de El Gatopardo transcurre en el sur de Italia en 1860, cuando las tropas de Garibaldi y las ideas de Mazzini parecían anunciar el colapso del orden tradicional y el advenimiento revolucionario de una nueva Italia. El príncipe Fabrizio Salina, protagonista de la novela en cuyo escudo nobiliario se destaca la figura de un gatopardo (guepardo), teme el advenimiento de los nuevos tiempos y el fin de la nobleza. Se entera con horror, además de que su amado sobrino Tancredi se ha unido a los revolucionarios.
Cuando el príncipe recrimina a su sobrino, éste lo tranquiliza diciendo que la familia Salina saldrá intacta, de una manera o de la otra, de la agitación reinante porque, si pierden los revolucionarios, Tancredi confía en que su tío lo protegerá y, si ganan, él estará entre los vencedores para proteger a su tío. Es entonces cuando Tancredi da a conocer una fórmula que deslumbra a Fabrizio: «Si queremos que todo siga igual, es necesario que todo cambie». Desde ese momento, Fabrizio y Tancredi se asocian en secreto en virtud de un pacto familiar, bien siciliano, que trasciende las circunstancias políticas en las que se hallan envueltos.
Cumplido un año y medio del nuevo gobierno y haciendo un repaso de su gestión podemos señalar que poco o nada ha cambiado, que la promesa de auditorias en todas las reparticiones del Estado- la montaña parió un ratón-, lo de poner la sede del MIDES en Casavalle -ni hablemos-, la eliminación gradual del IASS- bien gracias-, la reestructuración de la Fiscalía General de la Nación- que le pregunten a Lust y Zubía-. En la educación se mantienen los mismos textos de estudio que enseñan una historia reciente sesgada (solo a título de ejemplo tengo ante mi un texto de Historia para 6º de escuela que titula “Tiempos de dictadura” 1960-1985). Por otro lado se mantiene vigente el inconstitucional decreto Nº 61/020 firmado, entre gallos y medianoche, en los últimos días de su presidencia por Tabaré Vázquez que otorga a los causahabientes de los beneficiados por la ley Nº 18033, que incluye a terroristas asesinos, a cobrar el 100% (cien por ciento) del sueldo básico de pensión; la contracara de lo anterior es el desinterés a iniciativas parlamentarias que corrijan la inconstitucionalidad de la ley interpretativa de la ley de caducidad, aprobada esta última por el parlamento y ratificada dos veces por plebiscito popular, como así también el mismo desinterés con un proyecto de ley, sustentado en recomendaciones realizadas por organismos como BID, ONU y el Comisionado Parlamentario Penitenciario , que propone la prisión domiciliaria para procesados y condenados mayores de 65 años que se encuentren privados de libertad en cárceles.
Como puede verse nada ha cambiado, todo sigue igual, la familia Salinas puede dormir tranquila, Fabricio y Tancredo arreglaron todo. Al decir de Francisco Franco el Frente dejó “todo atado y bien atado”.
“La crítica puede no ser agradable, pero es necesaria. Cumple la misma función que el dolor en el cuerpo humano, llama la atención sobre un estado poco saludable de las cosas”. Sir Winston Churchill.

ROQUE GALLEGO CURBELO

DEJA UNA RESPUESTA

Semanario ConTexto promueve el respeto entre las personas, y fomenta los valores Éticos y Morales de una buena convivencia. La redacción bloqueará los mensajes con palabras o expresiones ofensivas, denigrantes o insultantes. Por un Uruguay mejor. Gracias por tus comentarios

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí