IGNORANCIA ARTIFICIAL… Por Dr. Nelson Jorge Mosco

0
356

            La inteligencia artificial (IA) esla inteligencia expresada por máquinas, sus procesadores y softwareintentan una analogía con el cerebro y la mente, con estatecnología se puede emular características o capacidades exclusivas del intelecto humano. Algunos científicos concluyen que a esas máquinas les faltan expresiones más humanas, por ejemplo, que ignoren o contradigan lo que hicieron. Para ello, han recurrido a algunos políticos que tienen un potencial de ignorar lo que votan o el resultado de lo que hacen. Incluso a sindicalistas que le agregan esa condición antitética dialéctica a las máquinas pensantes, para analizar cómo superan esa revolucionaria síntesis de contradicciones. A estos aportes se les ha definido como ignorancia artificial.

            Para muchos burócratas que se cobijan bajo el paraguas de la clase política, estudiar, luego aplicar lo que se aprendió, y mantener decisiones adoptadas, parece ser un esfuerzo humano e ideológico insoportable. Habría en ese caso una ignorancia de esos políticos, que desoyen, desconocen o no conocen los efectos de semejantes políticas y el efecto sobre la humanidad. Una falta de formación o una falta de responsabilidad social atemorizante. Grave si no saben lo que hacen. Más grave si lo saben. Por una conspiración, de casualidad, o por el choripanismo que ampara la democracia (antes llamado demagogia, y ahora populismo) hacen que se hayan “olvidado”, o ignoren, las enseñanzas no sólo de los economistas más respetados, sino de la historia misma. La historia para conocerla, requiere leer, para aprovecharla, comprender y aprender.  El resultado de esa ignorancia será el mismo que tras la Segunda Guerra: el desempleo y el hambre. Claro que nadie podrá protestar ni reclamar. En el mundo reseteado no habrá democracia. O será estatal, también.

            En esa línea, una parte claudicante de nuestro sistema político tiene algo que aportar: intenta resolver la PROBLEMÁTICA que asalta a los uruguayos que los votamos ignorando el efecto de las decisiones que nos aplican.Artificialmente ignoran la SOLUCIONÁTICA, que exige ser respetuoso con la alteridad. Esavieja intención de “hagan algo” cuando las papas queman,explotó la histeria y exigensoluciones algobierno que integran, porque los precios suben y los salarios no alcanzan.Con más énfasis, la ignorancia artificial reitera viejos fracasos, tales como proponer (de otra vez por todas)bajar el IVA a algunos precios, aumentar los sueldos y las jubilaciones. Un milagro quesólo han conseguido las promociones de los shoppings.Ignoran que, históricamente, exigir este milagro populachero, fue un exitoso fracaso. Ignoran porqué otros precursores en la política no bajaron el IVA para disminuir precios, y ganarse el voto del consumidor. Ignoraban queotros genios de la demagogia fracasaron subiendo salarios y jubilaciones paramejorar realmente el poder adquisitivo. Ignoran que si esta solución de bajar impuestos fuera tan eficaz, se podría aplicargenéricamente a todos los precios gravados para alegría del consumidor.Ignoran que de esa forma están denunciando que el IVA y muchos otros impuestos son un agobio innecesario para el castigado contribuyente. ¿Por qué tantos políticos ignorantes torturaron a sus votantes y no aplicaron esas fantásticas ideas, en las que paradójicamente coinciden izquierda y derecha, liberales y socialistas, sindicalistas comunistas y anticomunistas? ¿Por qué la Ministra Arbeleche les dice a Ciudadanos, Cabildantes, Sindicalistas-Frentistas, y a todos los senadores que exudan sensibilidad social que“…no es tan fácil como un dedito para arriba o un dedito para abajo”? ¿Será una ignorante o una insensible? Ignoran, paradójicamente los que proponen estas fabulosas medidas, que la Ministra tiene que arreglar el agujero presupuestal por la rebaja impositiva (disminución de recursos fiscales). Los sindicalistas lo ignoraron en el discurso sesentista. Lo agregaron después dialécticamente para que los concurrentes ignoraran el  aumento de impuestos que traían bajo el poncho.Subyacente o sobrevolantemente los impuestos los votaron esos mismos legisladores en el Presupuesto de Gastos e Ingresos públicos. Esos impuestos no alcanzan para financiar los presupuestos públicos que los legisladores aprueban; por lo cual tienen un saldo en rojo: déficit por gastos que no cubren esos impuestos. Ese déficit es el que luego también votan, para endeudar a los uruguayos con prestamistas. Como el endeudamiento más los impuestos tampoco alcanzan para cubrir el déficit que éstos políticos votan, se requiere que el Banco Central emita más pesos. Es justamente este combo de un presupuesto con gran déficit, impuestos que no lo cubren, endeudamiento del que pagamos únicamente los intereses, y emisión de billetes sin respaldo, lo que genera inflación. Hay más pesos que los que el crecimiento económico respalda.La gente aplica esos pesos  a comprar dólares para salvarse de la pérdida de valor, o aún, se apura a comprar más productos antes de que aumente por la inflación. Esa demanda agregada a su vez, conforma una espiral inflacionaria, en la que los precios suben y los salarios tardíamente intentan, vanamente, alcanzarlos. Los sindicalistas comunistas, asumen que si después de pagar todos los impuestos le queda algo a quien produce los recursos, eso es de ellos y exigen cómo repartirlo. Ignoran que el que produce se cansa, se funde, cierra y con él sus trabajadores. Tienen como única misión existencial, reclamar el ajuste tardío de los salarios depreciados, que ellos mismos crean al encubrir que eso es causa de que haya gastos presupuestales que generen inflación, haya endeudamiento,y emisión. Eso y el desempleo no les afectan, ya que ese es el sistema por el que perviven parasitariamente.

Ni esos políticos nilos sindicalistas, ignoran que sacando el IVA a algunos productos, sin bajar el gasto presupuestal exagerado, dejará un agujero en los ingresos públicos, que va a producir más inflación y disminución del poder adquisitivo de los salarios. Tampoco ignoran en el “Cuesta Duarte” asesores del Pit-FA que aumentar impuestos, es disminuir ahorro e inversión,  generar menos recursos, y otra vez, más endeudamiento y más emisión. Espiral perversa de más inflación de precios y menos poder adquisitivo de los salarios y las jubilaciones. Este es su propósito, generar pobreza que les permita acceder al poder.

Estos legisladores y dirigentes sindicales, IGNORAN los intereses históricos que están obligados a defender. Los legisladores son el control del Rey que imponía impuestos insoportables. No fueron electos para votar impuestos insoportables, y luego reclamar que se quiten. Un choripanismo parlamentario. Los sindicalistas, defendían los intereses de los trabajadores y los desempleados. Se convirtieron en generadores de pobres como público objetivo;son cómplices de las condiciones que generan inflación y exigen después que el salario perdió valor, como argumento para “luchar” y pervivir por eso.

Todos culpan al productor de las desgraciasdel aumentode precios. IGNORAN, adrede, que ellos mismos provocan esa tragedia con los impuestos que votan y las cargas salariales genéricas que les imponen.Atentan justamente, contra quienes proveen los recursos para seguir financiando su buena vida.Esta parte vieja del sistema político es la causa del problema. Vota impuestosy cobra precios monopólicos que agobian al que intenta producir recursos. Pretende ignorar que él teje la frazada corta cuando vota gastos sin financiamiento, y luego le aplica el inconstitucional “impuesto” inflacionario. Ese “impuesto” ilícito, no tiene cuantificación; se amplía tanto como la imprevisión pública y la demagogia.Señores senadoresproponentes, ustedes traban la producción y el crecimiento de los recursos, no pueden ignorarlo. Con cara de sensibilidad social, están ignorando que las personas más desfavorecidas por SU SISTEMA PRESUPUESTAL no soportan tanto IVA, y al proponer bajar los impuestos, NO PUEDEN IGNORAR, que ustedes votaron financiar ese presupuesto del Estado.No pueden ignorar que NO hicieron todos los ajustes necesarios en los“presupuestos que heredaron desfinanciados históricamente. Tampoco pueden ignorar que subir salarios y jubilaciones, porque la inflación lastra el poder adquisitivo, provocauna espiral inflacionaria de precios y salarios, que a ustedes no los afecta. Ignoran que dilapidar cada peso del contribuyente determina cargas adicionales a la inflación, el aumento de precios, y la pérdida de poder adquisitivo del salario. Cada uruguayo que todavía puede, tiene que pagar, además de esos exorbitantes impuestos, doble imposición en seguridad privada, educación y salud de calidad.El agobio inflacionario los obliga a adecuarse a la realidad:menor valor de sus ingresos; y si resolvieran como ustedes aumentar la deuda con el prestamista, se quedarán sin nada. Quienes con mayoría absoluta en el gobierno frentista votaron gastar a troche y moche recursos en la mejor etapa económica de precios internacionales,aplicaron más impuestos al trabajo y a las jubilaciones que dejaron el tendal de informales y desocupados. Aquellos que dejaron al país endeudado por gastar mal, como dijo Astori, además, nos dejaron una inflación descontrolada. Son corresponsables del daño. Los que votaron la creación de un nuevo ministerio ignorando su promesa electoral de bajar el gasto público, le echan la culpa de la inflación a la “guerra”. Ignorancia aleve de los desastres que por su responsabilidad pesan sobre todos los uruguayos. Ignoran que sin reducir el gasto resulta cada vez más difícil vivir en nuestro país. Ignoran que aumentan los votantes desencantados no solamente de esos políticos, sino del sistema democrático, ante tanta ignorancia irrespetuosa de su derecho a un buen gobierno. Sin duda los horrores políticos de liderazgos fallidos desde Rusia, China a EEUU y Europa nos pegan y afectan. Pero si no hubiéramos generado una inflación autóctona del orden del 8-9% anual, endémica luego de los 15 años frentistas, y hubiéramos cumplido con el recorte de gastos exigente que se prometió e incumplió porpresión política, nuestra situación no estaría en riesgo de hacer invivible la economía para los uruguayos.Es la ignorancia artificial, vieja actitud demagógica regia que debía estar superada de que el poder puede ignorar las restricciones presupuestales y votar gastos “indispensables” sin pensar en el que debe cargarlos y producir recursos.Este virus ignorantis se ha extendido a todo político que supone infinitos los recursos del Estado; que administra como su patrimonio, y puede hacer propuestas ignorantes artificiales. La procrastinación puede darse de formas muy diversas: disponer eternamente de “preparativos” para enfrentar lo que hay que hacer: servirse una taza de café, luego ajustar la silla, luego cambiar de lápiz, luego hacerle mantenimiento al computador, luego ir al baño, luego hacer propuestas sin responsabilidad.

            En definitiva políticos que urge renovar ignoran que, cuantos menos recursos ocupe el sistema político en su planificación siempre superada, más liberará el peso que soportan los contribuyentes, lo que permitirá a todos no tener inflación, salariosy jubilaciones que rendirán más, y con la ayuda de la inteligencia artificial, podremos  destinar nuestro dinero a velar sin intermediarios por nuestros intereses, y además, ser solidarios.

DEJA UNA RESPUESTA

Semanario ConTexto promueve el respeto entre las personas, y fomenta los valores Éticos y Morales de una buena convivencia. La redacción bloqueará los mensajes con palabras o expresiones ofensivas, denigrantes o insultantes. Por un Uruguay mejor. Gracias por tus comentarios

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí