LA MODA DEL ACUERDO NACIONAL

0
416

Recuerdo hace muchos años cuando alguien quería que algo fructificara en nada, proponía un gran acuerdo nacional. Una forma de meter algo complejo en un nido de grillos para que las diferencias detonen cualquier solución posible.
Alguna vez y en algún lado dio resultado. Por ej: cuando salís de una dictadura y apuestas a la paz social. El Pacto de la Moncloa en España en 1977 o la tibia CONAPRO en Uruguay que duró 5 meses y feneció pocos días antes de la restauración democrática en 1985.
Hoy y luego de 15 años consecutivos de gobiernos del FA en las que las mayorías avasallaron a las minorías al Presidente de dicha Coalición se le ocurre un diálogo entre Presidentes de los Partidos para restaurar el diálogo. ¿justo a quien se le ocurrió?
Fernando Pereira a partir de la derrota en la LUC no ha cesado en cuanto medio y micrófono se le puso adelante en usar la retórica agresiva para descalificar al gobierno.

Sus frases aún suenan en nuestros oídos:
“El gobierno no está preparado” “No se están haciendo cargo” “Este es el gobierno de las excusas y la rendición de las excusas” y podría citar no menos de 30 frases más como éstas.


¿Es Fernando Pereira el hombre indicado para llamar a un dialogo positivo?


Pero además lo hace refiriéndose al narco Marset como disparador de ese diálogo positivo. Y todo con el pretexto de discutir sobre financiamiento de los Partidos. ¿se piensa que somos estúpidos?


Obvio que su idea es reinstaurar el tema “Marset” para colocar al gobierno en el banquillo de los acusados. Es como si el ministro Heber planteara un gran diálogo social para discutir de Charles Carreras y el Sanatorio Policial. ¿Quién le creería?
Y por si fuera poco don Pereira menciona revalorizar la JUTEP.


Pero ¿Qué tupé? Justo el Presidente del Partido que impulsó que al miembro comunista de la JUTEP lo obligaran a renunciar sus propios compañeros. Porque tuvo la infeliz idea de estampar su firma en un informe que cuestionaba la transparencia en la administración Cosse en licitaciones del Antel Arena. O sea “lo echaron por honesto”.
Resulta que Pereira después de meses descalificando desde la oposición ahora le apareció el “yo democrático y pacificador” e insta a sus colegas extrapartidarios a mejorar el diálogo político. No le creo.
Y lo digo con dolor porque aun así espero que se dialogue. Aunque mas no sea para no ser acusados de falta de sensibilidad democrática.


¿Qué espíritu de paz supone la pedrada al Dr. Robert Silva? ¿Y las ocupaciones y paros?
Esa nueva vocación del Presidente del FA supongo que lo inspirará -en el futuro viaje que han anunciado a México y Cuba- para convencer a algunos dictadores a revisar su autoritarismo. En pocos días Pereira y algunos adláteres viajarán a Centro América con esos fines y me lo imagino conversando con Díaz Canel para que suelte presos políticos y llame al dialogo en la isla. O tal vez vaya a Venezuela a lograr que Maduro respete la institucionalidad olvidada y no reprima más a opositores.
Capítulo aparte es la invitación en el mismo sentido de Cabildo Abierto pocas horas antes. Hasta parece que se hubieran puesto de acuerdo con Pereira para ir al unísono. Estas coincidencias increíbles- a veces- uno supone que son parte del realismo mágico de un libro de García Márquez.
Pero no. Suceden en nuestra comarca.
¡Cosas veredes Sancho! En fin, lo de Cabildo al menos lo entiendo en clave política. Buscan su perfilismo. Pero lo del FA es una vergüenza.
El GRAN DIALOGO SE VOLVIÓ MODA.
Esta barra del FA lo quiere… para hablar de Marset. Eso sí:
Los 900 mil uruguayos en el clearing, la reforma del Estado y de la Educación, el 11% que supone el peso de la seguridad social y los 670 asentamientos que dejo el FA son temas que van a terminar esperando para que alguien algún día intente –desesperadamente- ponerle el cascabel al gato.
¡Mala tos le siento a ese gato!
jrpuppo

DEJA UNA RESPUESTA

Semanario ConTexto promueve el respeto entre las personas, y fomenta los valores Éticos y Morales de una buena convivencia. La redacción bloqueará los mensajes con palabras o expresiones ofensivas, denigrantes o insultantes. Por un Uruguay mejor. Gracias por tus comentarios

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí