La neutralidad en tiempos de guerra. Por Marcelo Martín Olivera

2
118

El 1 de septiembre de 1939 la invasión alemana a Polonia supuso el comienzo de la Segunda Guerra Mundial y un desafío para mantener la neutralidad. A cuatro días del inicio de las hostilidades, el entonces Presidente Alfredo Baldomir se declaró neutral al conflicto.

Dicha neutralidad fue puesta a prueba con la llegada del Graff Spee al Puerto de Montevideo luego de la Batalla del Río de la Plata, el resto es historia conocida por todos nosotros. Para 1940 durante la presidencia de Roosvelt fue enviada a Montevideo una delegación con el fin de evaluar la posibilidad de instalar bases norteamericanas en nuestras tierras. En su momento el gobierno uruguayo aceptó la propuesta con la condición de que nuestras FFAA recibieran instrucción y armamento, incluso la leyenda popular dice que el Aeropuerto de Laguna del Sauce es una base militar encubierta.

En noviembre de ese año se votó una declaración en el Palacio Legislativo oponiéndose a la instalación de bases militares extranjeras en nuestro territorio pero el gobierno uruguayo fue inclinándose al lado de los aliados. Esto se vuelve firme luego del ataque a Pearl Harbor cuando se prohíbe comerciar con Japón, Alemania e Italia, para 1945 Uruguay le declara la guerra a Alemania y Japón cuando el conflicto estaba por finalizar.

Durante las antiguas guerras por la supremacía,la neutralidad tenía sentido, pero ahora el escenario es mucho más complejo. Hoy tenemos forzosamente que tomar una posición cuando un Estado avasalla los derechos humanos de un país libre y democrático. Aparte de eso vivimos en un mundo conectado comercialmente lo que hace más difícil mantener la neutralidad y esto ocasiona que la frase de Lord Palmerston “las naciones no tienen amigos ni enemigos permanentes, solo intereses permanentes” se encuentra más vigente que nunca. Suena egoísta pero es real y nos coloca ante una guerra híbrida, tradicional por un lado y comercial por el otro.

La posición neutral en estos tiempos raya la indiferencia ya que si nada pasa el miembro neutral seguirá pidiendo diálogo y si las cosas se salen de control emitirán una declaración que diga “era mejor dialogar”.

Esto es políticamente deshonesto por los cuatro lados. Cuando los gobiernos se atreven a denunciar y ofrecen su mediación en un conflicto se suman a la presión internacional contra el ofensor por poca que sea y estarán salvando su propia historia dejando a las futuras generaciones la lección de condenar la violencia y resguardar a los más débiles

Ante el actual escenario de la guerra en Europa nuestro Presidente estuvo en contacto con su par ucraniano dejando clara su intención de declarar ilegítima la intervención rusa en su territorio, además de ofrecer su colaboración a fin de terminar con dicha guerra. El Presidente ucraniano por su lado le pidió imponer sanciones a Rusia para ejercer presión y si bien nuestras sanciones no hacen mella en un país tan grande nos posicionan respecto al conflicto. Justamente Lacalle Pou al condenar la invasión escapa de la neutralidad política ante una claro escenario de violencia contra un país y su gente.

Es una jugada muy arriesgada, pero deja una lección que los acostumbrados a recomendar lo de “no colocarse delante de las tanquetas” no pueden dar ni siquiera en sueños.

2 COMENTARIOS

  1. Somos un país muy chico, prácticamente no tenemos FFAA pero no podemos hacer la vista gorda cuando un país cree tener la potestad de someter a los demás. Gracias por hacer mención a las guerras del nuevo milenio y la diferencia con las anteriores, está es una columna de lectura obligatoria.
    «Los hermanos sean unidos».

  2. Por suerte no sabemos lo que son las guerras en estos lados, pero no podemos ser ciegos ni mudos ante las atrocidades que suceden en el mundo. Neutrales, si. Tibios, no.

DEJA UNA RESPUESTA

Semanario ConTexto promueve el respeto entre las personas, y fomenta los valores Éticos y Morales de una buena convivencia. La redacción bloqueará los mensajes con palabras o expresiones ofensivas, denigrantes o insultantes. Por un Uruguay mejor. Gracias por tus comentarios

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí