LAS JINETEADAS, LA VIGENCIA DE UN DEBATE. Por Marcelo Martín Olivera

0
374

Lo sucedido con un caballo muerto, luego de sufrir una fractura de cadera, en el primer día de las Criollas nos pone en un terreno similar al que tuvo delante Batlle a principios del siglo XX y su posición respecto a las corridas de toros. Con una diferencia evidente, en las corridas de toros existe la intención de matar al animal. En las jineteadas no existe ese objetivo, pero los accidentes suceden y condicionan, queramos o no, la discusión.

Antes de empezar, soy del interior, de niño fui (me llevaba mi padre) a festivales con doma de caballos y no lo pasaba nada bien con esa parte del evento. Me causaba impresión ver a los animales sometidos, más cuando veía algún gaucho caído o accidentes similares. Quizás todo eso influye en la relación que tengo con las domas hoy en día, se de su significado, pero estoy en mi derecho de no compartirlas.

Entiendo que son tradición, entiendo que son costumbre y entiendo perfectamente que la doma es necesaria para domar, valga la redundancia, a los caballos para su uso diario. Pero esto no puede ser el motivo de pagar una entrada para aplaudir un espectáculo de esas características.

Se muy bien que estoy entrando en un terreno vidrioso y que más de uno va a criticarme, pero los seres humanos no podemos divertirnos con el sufrimiento de un animal. Apruebo la doma como un procedimiento habitual en el campo, no queda de otra, pero no estoy de acuerdo con hacer de ese procedimiento un espectáculo.

Esto no se trata de ser vegano, animalista, o similares, esto trata de nosotros como seres racionales y en lo personal estoy de acuerdo con quiénes plantean eliminar las domas. Esto se trata de la evolución de la sociedad, hace 2000 años el castigo para los rebeldes a un gobierno era crucificarlos, hoy la cosa ya no pinta tan radical.

No podemos ser radicales y de cuajo intentar terminar con una costumbre tan arraigada en nuestro país, una costumbre que tiene y va a seguir teniendo seguidores, pero hay que evolucionar con respecto al concepto de tradiciones y costumbres. De ahí vamos a poder centrar el debate que tenemos por delante, un debate polarizado, justamente un acuerdo es la forma de despolarizar el asunto y dividirlo en partes más sencillas de resolver.

Ahora estamos hablando de un caballo, pero sabemos bien que producto de las jineteadas se han lastimado jinetes o se corre el peligro de que un caballo desbocado se vaya encima de los asistentes.

Veo en el caballo un animal noble, al día de hoy cuando veo alguno los miro con respeto y si puedo acariciarlo o alimentarlo, no lo pienso dos veces. Es por eso que apuesto a una evolución del concepto de tradición que incluya el respeto por la vida de los caballos.

DEJA UNA RESPUESTA

Semanario ConTexto promueve el respeto entre las personas, y fomenta los valores Éticos y Morales de una buena convivencia. La redacción bloqueará los mensajes con palabras o expresiones ofensivas, denigrantes o insultantes. Por un Uruguay mejor. Gracias por tus comentarios

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí