MALDONADO: LA POLICÍA INVESTIGA EL ROBO DE 300 KILOS DE DINAMITA

0
525

EL PASADO RECIENTE CONTADO POR LOS MEDIOS DE PRENSA DE LA ÉPOCA (6)

Fecha: 26 de Abril de 1964 – Diario “El Diario” – Pág. 16

Se Llevaron del Polvorín de una Cantera Solamente los Explosivos más Poderosos

Maldonado, 26. (Especial para “El Diario” por Sergio Papa Blanco) – Unos 300 mil kilos de dinamita fueron robados del interior del polvorín de la cantera de Nueva Carrara, cerca de Pana de Azúcar. La dinamita hurtada comprende 4.250 cartuchos en 17 cajones. Los ladrones se llevaron solamente los explosivos de mayor poder y dejaron dentro del polvorín otros menos manuables. La cantera es propiedad de la Fábrica Uruguaya de Cemento Portland.

El Ministerio del Interior se ha interesado en las investigaciones, disponiendo que policías montevideanos trabajen en coordinación con el personal a las ordenes del Jefe, Cnel. Osvaldo Núñez y Subjefe, Eduardo Amorín.

DESCUBREN EL ROBO

El robo fue descubierto ayer cuando personal que dirige el Ing. Peluffo procedía a retirar dinamita del polvorín para efectuar sus habituales trabajos. En esta ocasión pudo comprobarse que la puerta de acceso al lugar donde están almacenados los explosivos había sido violentada y de su interior faltaban los 17 cajones de cartuchos marca “DELSO” gelatinados, de 10 centímetros de largo cada uno y siete octavos de pulgada de volumen.

De inmediato el Ing, Peluffo denunció el robo al Jefe de Policía local, que sin pérdida de tiempo comenzó las indagaciones, junto con el Jefe de Investigaciones de esa Jefatura, Sommel Gatti y demás personal a sus órdenes.

VIOLENTARON UN CANDADO

El polvorín se encuentra a la altura del kilómetro 110 de la vía férrea y hasta allí llegaron los autores de la sustracción, casi seguramente en algún vehículo donde cargaron los cajones. Para entrar al local de los explosivos, debieron violentar con una barreta el candado de la puerta de acceso, que presenta las nítidas señales de la aludida operación.

La última vez que desde allí se había retirado dinamita fue el miércoles 15 del corriente y con posterioridad a esa fecha, nadie penetró al local. Al parecer, en este lugar no había vigilancia, por lo que ahora resulta difícil establecer la fecha en que se produjo el robo. El polvorín está a cuatro kilómetros de la fábrica.

DESPRECIARON OTRA DINAMITA

Quienes se llevaron los cartuchos “DELSO” todo indica que son personas habituadas a manejar dinamita, o bien se hallaban perfectamente informadas sobre estos explosivos, porque eligieron, además de los más manuables, los de mayor poder. Fueron directamente a los 17 cajones ya señalados, despreciando otros cartuchos de menos potencia. Es la que habitualmente se emplea a efectos de destruir grandes canteras de piedra, de la destinada a la elaboración del portland.

Todos los cartuchos están envueltos en una especie de gelatina y lucen una inscripción que permite identificar fácilmente, caracterizándose además por ser los más voluminosos: siete octavos de pulgadas y 10 centímetros de largo.

N. de R. – Esta tarde nos informamos en el Ministerio de Defensa que aún no habían tomado intervención técnicos del Ejército en el caso, y por otra parte el Jefe de Policía de Montevideo, Cnel. Ventura Rodríguez, a nuestro requerimiento, nos expresó que todavía no recibió, ni de parte del Ministerio del Interior ni del jefe de Policía de Maldonado, Cnel. Osvaldo Núñez, ninguna solicitud de colaboración en las pesquisas. En caso de que ésta se hiciese efectiva -dijo- dispondría de inmediato las medidas del caso.

Fecha: 27 de Abril de 1964 – Diario “El Diario” – Pág. 18

NUEVA ESTIMACIÓN DE LA CANTIDAD DE EXPLOSIVOS ROBADOS: 540 KILOS.

EL MÓVIL AÚN SE DESCONOCE

PAN DE AZÚCAR, 27, (Especial para “El Diario” por Jorge De Vera).- A ritmo febril trabaja la policía local para esclarecer el importante robo de 24 cajones de dinamita (540 kilos, según las últimas comprobaciones) que desconocidos se llevaron del polvorín de la Compañía Nacional de Cemento S.A. El hurto inquieta a las autoridades ya que de acuerdo a las pesquisas cumplidas se rechaza, en principio, que esté destinado a comercializarlo clandestinamente en otras canteras de piedra. En las próximas horas eran aguardados en esta ciudad dos funcionarios de Investigaciones para colaborar con las autoridades locales en la ardua tarea indagatoria.

El Comisario Félix Ferreira y el Oficial de Investigaciones de Maldonado Sommel Gatti, supervisados por el Jefe de Policía, Cnel. Osvaldo Núñez, no descartan que propósitos ajenos al valor venal del producto los llevaron a consumar la sustracción.

El Ministro del Interior, Dr. Felipe Gil dispuso la participación en las indagatorias de policías de nuestra Jefatura. Se trata de un integrante del gabinete de Policía Técnica y de otro del Departamento de Hurtos y rapiñas.

SIN NINGUNA VIGILANCIA

El polvorín de la Compañía Nacional de Cementos S.A. ubicado a cuatro kilómetros de la fábrica, a cinco cuadras de la cantera de piedra Nueva Carrara y a unas seis de zonas pobladas con viviendas de los propios obreros de la empresa, no cuenta con ninguna vigilancia.

Nunca fue custodiado el lugar donde se almacenan en forma permanente unos cien cajones de explosivos, en razón de que hasta el momento no se habían producido allí ningún tipo de anormalidades.

Este polvorín levantado en una zona aja entre sierras y frente al cerro Betete tiene cuatro metros por cuatro y tres de altura. Está construido con paredes de madera tinglada y techo de cartón acanalado, de acuerdo a lo prescripto por el Servicio de Material y Armamento del Ejército, a los efectos de que en caso de producirse una explosión allí, los riesgos sean mínimos, para las zonas adyacentes.

Un muro de dos metros de alto construido con ladrillos y adobe, lo rodea, pero el acceso al polvorín a pesar de tal pared es muy fácil, ya que la puerta de hierro allí existente no tiene ni cerradura, ni candado. Sólo posee un candado con visagra la puerta de madera del local donde se guardan los explosivos, pero ésta -como lo hicieron los ladrones- puede ser violentada fácilmente forzando los tornillos de dicha visagra con una barreta.

Dentro del polvorín se renuevan dos veces al año los cajones que se retiran con explosivos para trabajar en las canteras. La firma Pablo Delbene de Canelones es la que surte de estos cartuchos a la fábrica de Cemento.

Cuando se cumple tal operación el camión con los cajones llega hasta allí guiado por un conductor a quien acompañan el capataz general de la empresa, Wálter Bardazano Banchero, oriental, casado, de 39 años, y tres empleados más, que son las únicas personas autorizadas a controlar la llegada de cargas de explosivos y también a retirarlas.

Según nos informaron en la fábrica, estos explosivos en el estado que se encuentran, gelatinados y recubiertos de un papel impermeable no corren ningún riesgo de detonarse solos. Incluso se cortan y moldean sin problemas, ya que su poder se desarrolla cuando son colocados en un barreno (recámara cerrada) con el correspondiente fulminante y mecha y sólo explotan al encender ésta.

El polvorín está aireado por medio de unas pequeñas ventanillas, enrejadas para que en su interior no se almacenen gases los que sí pueden revestir peligro.

QUE SE LLEVARON LOS LADRONES

Dentro del polvorín los cajones están dispuestos sobre tarimas a fin de evitar su contacto con el piso y eludir la humedad puesto que éste es de barro (según disposiciones reglamentarias). En la tarima de la derecha, hallanse cajones vacíos, en la del fondo cajones con cartuchos de 2 pulgadas y unos 15 centímetros de largo y a la izquierda los de siete octavos de pulgadas y 10 centímetros de largo. Una partida de este último tipo de explosivos es la sustraída.

Cada cajón tiene unos 50 centímetros de largo, por 25 de ancho y 30 de alto, lo que indica que para llevarse 24 de ellos los delincuentes debieron usar un vehículo.

La primer operación cumplida por los ladrones fue hacer saltar la visagra del candado, lo que seguramente le insumió muy poco tiempo, dado lo endeble de la madera donde estaba atornillada. Luego comenzaron a retirar cajones de cartuchos -cada uno pesa 22 kilos y medio- que fueron cargados en algún vehículo. La operación estima la policía que debieron cumplirla más de una persona quienes por razones inexplicables -puede ser al no tener más capacidad de transporte- dejaron muchos más cajones entre ellos los que contienen cartuchos de 2 pulgadas o sea de mayor tamaño que los robados.

Si llegaron hasta el polvorín en coche debieron tomar un camino tortuoso pero que permite el acceso a este lugar con un rodado y entonces inevitablemente, pasaron próximo a viviendas habitadas por familias de obreros de las canteras. Posteriormente tienen que haberse dirigido al Camino Vecinal que muere en la cantera de Nueva Carrara y desde allí pasar frente a la fábrica para salir a la ruta 9 vieja, como la llaman a un carretero que está a la altura del kilómetro 106, y que lleva a Pan de Azúcar.

Tal itinerario resulta muy evidente, por ello cabe presumir que podrían también haber utilizado caballos para cortar caminos entre la Sierra de Animas, aunque a la vez de esta forma era factible que los observasen desde alguna vivienda, salvo que el hurto se halla cometido al amparo de la oscuridad de la noche.

Fecha: 2 de Mayo de 1964 – Diario “El Diario” – Última página

DINAMITA: PREOCUPA AHORA EL ROBO DE DETONANTES EN MINAS

EN MINAS ROBARON DETONANTES

El robo de cien fulminantes y diez metros de mecha a un vecino de la localidad de Cerro Blanco a doce kilómetros de Minas, abre una nueva interrogante con respecto al destino de los quinientos cuarenta kilos de explosivos sustraídos del interior del polvorín de la fábrica de cemento de Pan de Azúcar. Porque los materiales ahora sustraídos son los indicados para hacer detonar la dinamita.

Pese a que se piensa que los explosivos robados tienen como destino el exterior, las pesquisas continúan desarrollándose con intensidad tanto en Maldonado como en Montevideo y ahora en Lavalleja.

EL NUEVO ROBO

El hurto en Cerro Blanco, se consumó entre la noche del domingo 1º del pasado mes y la madrugada del lunes 20, no habiéndose formalizado en principio una denuncia oficial.

El damnificado es un hombre que guardaba en su vivienda este material para utilizarlo en las numerosas y pequeñas canteras que se explotan periódicamente por la zona del departamento de Lavalleja.

Inmediatamente de entrar en conocimiento del singular episodio, el Jefe de Policía del departamento, Sr. Eusebio Gorriarán, se di a la tarea de iniciar extenuantes investigaciones, a la vez que comunicó la novedad al Ministro del Interior, Dr. Felipa Gil.

PISTAS QUE FRACASARON

Las pistas que indagan en Montevideo el Comisario Félix Ferreiro, de Pan de Azúcar y el Director de Investigaciones de Maldonado, Sommel Gatti, arrojaron resultados negativos, en cuanto a la localización de los autores del robo de los 4.250 cartuchos explosivos.

Los policías fernandinos ya regresaron a Maldonado y ahora efectúan allí nuevas indagaciones. Con ciertos datos de interés al Comisario Ferreiro, viajaba esta tarde a Lavalleja para informarse sobre el robo de fulminantes y mecha.

El Jefe de Policía de Maldonado Cnel. Osvaldo Núñez, y Subjefe Amorín vienen inspeccionando, una a una, todas las canteras del departamento, en busca de los quinientos cuarenta kilos de explosivos.

Tampoco estas diligencias arrojaron hasta ahora los resultados que se esperaba obtener de ellas, ya que si bien se comprobaron algunas irregularidades en dichas explotaciones de piedra, ellas nada tienen que ver con el ya sonado hurto de la cantera de la Fábrica Uruguaya de Cemento S.A.

Trascendió que similares inspecciones se llevarán a cabo en canteras y fábricas de cemento de otros departamentos para ir circunscribiendo a un círculo más estrecho la localización de los ladrones.

(Copia fiel de los originales)

Fuente: www.pasadoreciente.com “Museo de la Memoria del Pasado Reciente”.

Nota de la Próxima Semana: “CAÑEROS DE ARTIGAS ASALTAN AL BANCO DE COBRANZAS, SUCURSAL BUCEO”. Fecha: 11 de Junio de 1964.

DEJA UNA RESPUESTA

Semanario ConTexto promueve el respeto entre las personas, y fomenta los valores Éticos y Morales de una buena convivencia. La redacción bloqueará los mensajes con palabras o expresiones ofensivas, denigrantes o insultantes. Por un Uruguay mejor. Gracias por tus comentarios

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí