NO PRENDAN MAS VELAS,… Por Daniel García

5
781

El pasado 5 de febrero el Frente Amplio festejó los cincuenta y dos años de su creación.

Como marca la historia, el frente no se escapa en esto, nuestros principales partidos políticos han sido fundados por militares, aunque a muchos militantes el nombrar militares les provoque malestar, por lo menos los de su propio país.

El Gral. Seregni encabezó la fórmula presidencial en las elecciones del año 1971, las primeras en las que el frente como tal fue oferta electoral.

En el acto de fundación del Frente Amplio hizo uso de la palabra el General Arturo Baliñas y uno de sus fundadores fue el General Licandro.

Además de estos dos connotados padres fundadores, un grupo de militares cercanos acompaño al Gral. Seregni estuvo en los procesos fundacionales, así como en apoyos concretos profesionales, cuando los grupos sediciosos y el partido comunista, trataban de tomar el poder por las armas, existiendo mucha bibliografía sobre estos hechos.

Así vamos dejando en claro algunos conceptos que se tratan en pocas ocasiones.

Decían allá en 1971 Las bases programáticas de la Unidad, “un programa destinado a superar la crisis institucional, a restituir al país, su destino de Nación independiente y a reintegrar al pueblo el pleno ejercicio de sus libertades y sus derechos individuales, políticos y sindicales. Un programa de contenido democrático y antiimperialista que establezca el control y la dirección planificada y nacionalizada de los puntos clave del sistema económico, para sacar al país de su estancamiento, redistribuir de modo equitativo el ingreso, aniquilar el predominio de la oligarquía de intermediarios, banqueros y latifundistas y realizar una política de libertad…” 

El término antiimperialista acompaña cualquier declaración que emita el frente amplio o cualquiera de sus grupos, sin que se especifique a que cosa se refieren en concreto, sonando más a un cliché que siempre debe estar en el decorado.

La estrategia establecida por el Partido Comunista Soviético, de generar “Frentes Populares”, aquí se desarrolló al pie de la letra.

Vale preguntarse, ¿cuáles son los imperios a los que se oponen, al de Soros, al de Maduro y el Foro de San Pablo, al de Xi Jinping o al de Putín, tal vez al de Kim Jon Un, o al de Ortega o Díaz Canel?

Veamos a continuación, el objetivo desde el punto de vista económico.

Referencia directa de su esquema económico, que debe ser planificada y nacionalizada, cosas que ya vimos con las “velas prendidas al socialismo”, como con las planificaciones de una regasificadora y tantos otros proyectos fracasados y con pérdidas millonarias.

Todo en manos del Estado que centraliza, burocratiza y funde lo que administra, véase BPS o Casinos, para no abundar.

Proponían nacionalizar la banca y una reforma agraria, dejándonos una banca extranjera extendida y con ganancias millonarias y la mayor propiedad de tierras en manos de extranjeros.

También una tasa de impuestos imposible de pagar y una carga tributaria que ahogó al pequeño empresario después del impuestazo de Astori.

Siguen a continuación las referencias al gran capital, la tutela imperialista y demás eslóganes que utiliza la izquierda siempre para pretender decir más cosas de las que realmente puede, ahogando la realidad y nublando razonamientos.

No me puedo olvidar de Sendic y su manejo de ANCAP o de Carolina y su manejo de Antel…Arena.

Todo esto se puede encontrar en la propia página web de esta fuerza política, para que nadie piense que son dichos de quien escribe.

Recomiendo leer haciendo un paralelismo con el libro Actas Tupamaras, última edición en línea, que se nota la unidad filosófica que los une.

Con el título El Gobierno de la Oligarquía, leemos, “..cuando el deterioro económico desembocó en un proceso inflacionario paralizante de toda posibilidad de desarrollo, la oligarquía encontró en el gobierno actual, un coherente intérprete político  de su respuesta ante la crisis. Ambos pretendieron establecer un orden basado en el despotismo, atropellaron las libertades públicas y sindicales, apedrearon física y materialmente la Universidad y a la Enseñanza Media, empobrecieron a los trabajadores al congelar realmente los salarios….”

La oligarquía siempre presente como vemos, se vivían momentos de caos y el gobierno solo ejerció la autoridad inevitable bajo ese contexto político y social.

Las Medidas Prontas de Seguridad están en la Constitución y son para aplicar como esta situación anárquica reclamaba, siendo más gravitante el hartazgo de una sociedad que reclamaba orden y seguridad.

Los centros de enseñanza, con la Universidad a la cabeza, eran verdaderos centros de adoctrinamiento, enterraderos de material subversivo, terreno donde la izquierda con todos sus compañeros de ruta, habían establecido, casi zonas liberadas de actuación de grupos de agitadores y subversivos.

Aun no nos recuperamos del caos endémico generado en la enseñanza pública.

Que mejor referencia de todo esto, que el propio informe firmado por el Gral. Seregni, dando cuenta de lo encontrado en la inspección realizada en dependencias de distintas facultades, documentos que deberían analizarse para entender cómo eran esos momentos del país.

El congelamiento de salarios del año 1968 obedeció a una escalada inflacionaria que vivía el país y que requería de medidas de shock para frenarla.

Esa medida tuvo éxito al controlarse ese proceso desgastante, teniendo como prueba de esto, cuando los propios sindicatos años más tarde reclamaban volver al poder adquisitivo del año 1968, al igual que han reclamado volver a los presupuestos educativos de ese periodo.

A confesión de parte, relevo de pruebas…

Más adelante continúan los diagnósticos y lamentos, donde se incluyen cosas como, por ejemplo, reclamar por el Frigorífico Nacional, algo que siempre generó pérdidas, así como ineficiencias.

Cuantas empresas fundidas hemos arrastrado en los quince años de gobierno sindical, ANCAP, PLUNA, AFE, Correo, la lista es enorme y solo cito estatales, pero hubo de las otras.

Mencionamos solo algunos puntos aislados para poder pintar de alguna forma los orígenes de esta fuerza política protagonista de estos últimos cincuenta años.

Coincidentemente, además, con los años más agitados que hemos vivido, producto del accionar de algunos de sus grupos integrantes, que han provocado tanta división, dolor y seguramente heridas profundas difíciles de cicatrizar.

La aparición de grupos guerrilleros de notoria filiación de izquierda nos pone ante un escenario que modificó sustancialmente la convivencia nacional.

Una guerrilla inspirada en la Revolución Cubana, siguiendo lo que acontecía en la llamada “Guerra Fría”, irrumpió como iluminados poseedores de las soluciones para convertir nuestro país en un paraíso.

Solo que ese modelo pretendía instalarse a sangre y fuego, con el apoyo, accionar y maniobras típicas del Partido Comunista.

Todos grupos que integran este conglomerado de partidos, en una coalición gigantesca de 35 grupos según aparecen en la misma página web frentista.

Años de muertes y enfrentamientos que continúan en sus discusiones y consecuencias hoy en día, sin que se asuman las responsabilidades por parte de aquellos que siguen destruyendo, sin arrepentimientos sinceros ni la tan esperada vuelta a la calma, la pedida reconciliación nacional, a pesar de los propios veredictos de la ciudadanía, que en dos ocasiones mandataron expresamente cerrar este capítulo trágico.

En estos días, también se están cumpliendo 50 años de los comunicados 4 y 7 de las FFAA, donde encontramos al Partido Comunista, adhiriendo fervorosamente al contenido de estos, sin que hayan podido desmentir ese apoyo, pese a su tendencia a la mentira y la manipulación, en un hecho que parece demasiado innegable como para discutirlo.

La ciudadanía votando legítimamente, les dio la responsabilidad de gobernar durante 15 años, también les concedió la posibilidad de ejercer gobiernos a nivel municipal en diferentes lugares, siendo el principal el de Montevideo.

No vamos a numerar todas aquellas cosas, que tenemos bastante presente, en cuanto a resultados de las gestiones llevadas a cabo.

Hoy los objetivos de la confrontación y donde se desarrolla el accionar político, tiene un gran componente cultural, que es el campo principal en disputa.

Este se encuentra detallado en los objetivos y acciones que la izquierda se obliga a sí misma, en la cual le atribuyen suma importancia a su relación con sindicatos, ONGS, entidades defensoras de los derechos humanos y demás colectivos que cada día se nos muestran al servicio de los intereses de la izquierda.

En pleno carnaval que transcurre actualmente, es escandaloso escuchar las letras y actuaciones con una postura claramente afín al frente amplio.

Los ciudadanos no frenteamplistas hemos perdido el carnaval.

Este año preelectoral, pondrá a la gigante coalición de izquierda, en una dura batalla orientada a conquistar nuevamente el poder, para lo cual apelarán al arsenal de medias verdades, críticas corrosivas, denuncias escandalosas, “tormentas en vasos de agua”, que desorienten y hagan dudar a tantos ciudadanos que pueden estar indecisos o confundidos.

La reacción de la Coalición gobernante será clave para contrarrestar y sobre todo fortalecer el accionar de la misma, seguramente única entidad política que puede oponerse al regreso de la izquierda al poder.

El frente amplio, tiene hoy  una característica a destacar, no tiene propuestas, no presenta una idea en ningún área de las que se discuten y son claves para el futuro, salvo una crítica descarnada o dibujar un panorama de catástrofes que nunca se cumplen.

Luego de quince años ya no pueden proponer nada nuevo ni vigorizante, solo un decadente populismo, improductivo y sin ideas.

Es lo que muestran, lo que se ve y escucha, apostando a un mesianismo sin sustento, cuando solo anuncian que si vuelven todos seremos más felices, una mera promesa, una apuesta a creer ciegamente por militantes o personas desesperadas, que depositan su esperanza en la magia y la demagogia revestida de propuesta.

No creemos en las izquierdas, pensamos que son sistemas que provocan miserias y atraso, los resultados de su aplicación son contundentes.

Estos días tuve oportunidad de hablar con un ciudadano cubano que está hace ocho meses en Uruguay, quien me contaba el periplo que tuvo que hacer para salir de su país, atravesando América hasta llegar aquí.

El comisario barrial que todo lo sabe, la cartilla de racionamiento con sus cantidades insuficientes de alimentos que obligan al funcionamiento de un “mercado negro” donde todo se compra y se vende en la dura lucha diaria por sobrevivir.

Este es un tipo de sociedad que la izquierda y el Frente Amplio defiende hace más de sesenta años, pese al fracaso notorio, a como han convertido a esa isla en una cárcel gigante, la soberbia y ceguera voluntaria no les permite mirar y analizar objetivamente lo que acontece, tal cual sucede con tantos otros asuntos.

El frente amplio se basa en tres estrategias fundamentales para funcionar: ”lo político está por encima de lo jurídico”, una máxima que permite violar toda norma o ley cuando no me sea favorable, “como te digo un cosa, te digo la otra” otra frase de antología que brinda la posibilidad de cambiar lo que se dice, se cree o se afirma, sin sentimiento de culpa, con la frutilla como tiene toda torta, “ si es de izquierda no es corrupto, si es corrupto, no es de izquierda”, la absolución de cualquier tipo de pecado solo por pertenecer a esta fuerza política.

Estas tres máximas, tienen un cinturón que las sujeta y que hace que se conviertan en un rival de cuidado y que en un reconocimiento explícito han declarado, “ponemos una heladera y nos votan igual”.

Por lo que vemos y como futura oferta electoral, la heladera está y le agregaron un freezer, que, a lo mejor, cargará con la misma heladera.

No prendan más velas, ni por aniversarios, ni al socialismo, que la ola de calor está brava y nos podemos quemar vivos!!

5 COMENTARIOS

    • Muchas gracias Claudia. Es verdad el comentario, porque en verdad quienes se autoproclaman progresistas, representan y están inspirados por una ideología vetusta, fracasada y que sólo aportó miseria donde se aplicó. Actualmente peor, ya que sus líderes dejan mucho que desear en todo sentido como fieles representantes de la decadencia.
      Cordial saludo!

  1. Excelente analisis Daniel. Refleja en forma clara y sin otras interpretaciones posibles una mentalidad decadente, sin escrupulos y completamente impregnada de resentimiento y envidia de la izquierda. Mas claro…

    • Muchas gracias Coronel, aprecio mucho su comentario. Es así, uno se cansa de ver y escuchar como trabajan con las frustraciones y resentimientos de tanta gente hasta que los convencen que ellos son el camino.
      Cordial saludo

DEJA UNA RESPUESTA

Semanario ConTexto promueve el respeto entre las personas, y fomenta los valores Éticos y Morales de una buena convivencia. La redacción bloqueará los mensajes con palabras o expresiones ofensivas, denigrantes o insultantes. Por un Uruguay mejor. Gracias por tus comentarios

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí