PEREIRA Y LA ESTRATEGIA ELECTORAL

0
63

Fenómenos dignos de estudio son las metamorfosis no en el mundo de la biología, pero sí en la política y cuando este fenómeno importa una transformación total de las características de un individuo.

El título ya delata mis intenciones. Me refiero al inefable Fernando Pereira. Uno de esos personajes dignos de estudio para los que incursionamos en el controvertido oficio de opinólogo.

Construyó su carrera como sindicalista a partir de una carrera que arrancó el mismo día que ingreso a la administración pública como ascensorista de Primaria. Al tiempo ya abrazó la tarea sindical y en la misma se destacó por su facilidad de articulación y negociación.

Se ha auto calificado como un izquierdista con fe cristiana y no obstante ello fácilmente obtuvo la gracia del Señor. Del Señor Juan Castillo y Abdala que son comunistas y que lo vieron como un elemento que les lavaba la imagen muy pro cubana.

Sabido es que los comunistas son maestros en poner a la cabeza de muchas organizaciones a personas que no lo son, pero en las que ellos confían. Y este señor tuvo la habilidad de catalizar dentro del movimiento sindical la idea de lucha con la astuta faceta de la negociación. Hacia dentro y fuera del movimiento. Al lado de otros elementos que integraban el Pitcnt, Fernando Pereira fue visto como tipo “dialoguista”.

Ya es sabido que en mi perspectiva y en la de varios en estos últimos años el Pitcnt se fagocitó al FA. Sobre todo, a partir de la derrota electoral de 2019. Y ese proceso culminó con la elección de Pereira como Presidente del FA. Y a partir de ese momento se produjo sorpresivamente la metamorfosis previamente citada.

El dialoguista devino en torpedero político.

Salvo cuando se fue a España y luego de ser la cara más visible de la derrota en la LUC, antes y después de esa consulta en las urnas, el tipo ha estado un día sí y el otro también, fustigando al gobierno en cuanto medio de prensa y red social encuentra.

Al principio nos generó una suerte de confusión este nuevo rol autoimpuesto.

Reflexionamos en voz alta que tal vez el perfil del nuevo FA altamente representado en su mesa política por miembros de sectores marxistas, pro marxistas, tupas y hasta ex sendiquistas lo obligaba a cambiar el traje del dialogo por el atuendo de guerra.

A las pocas semanas empezamos a pensar que tal vez esa estrategia lo iba a posicionar como un eventual pre candidato a la Presidencia de la República para el 2024. Pero el hombre terminó yéndose “de mambo” como se dice en la jerga popular.

Esta realmente pasado de rosca y este proceso de metamorfosis lo ha llevado al extremo de “meterle la pesada” a periodistas como Aldo Silva y Gabriel Pereyra que de lo único que no se les puede acusar es de tener un sesgo pro gobierno. Este episodio según mi humilde entender importa una verdadera presión indebida sobre el trabajo de dos periodistas buscando para un futuro un trato más amistoso sino funcional a los intereses del Presidente del FA.

Por tanto, lo que sospechaba respecto de las intenciones de posicionarse como precandidato se desmoronan por el propio peso de los hechos recientes. El señor Pereira se está inmolando por una causa partidaria y en clave política, es mi deber y hasta mi función analizarlo con objetividad.

¿Se piró Pereira? ¿La función lo llevó a desbordarse? ¿No controla sus emociones?

Quien crea que todo esto puede ser posible tengo malas noticias para él.

Los partidos políticos si bien suponen el reino de la racionalidad y la negociación no son otra cosa que una extensión colectiva, concertada y estratégica de la vida humana misma.

Los seres humanos también somos personas que tomamos decisión a partir de ideas o razones, pero siempre usando y a veces abusando de nuestras emociones. Y no es verdad que somos 100% auténticos en nuestra vida.

Al igual que en las artes escénicas, también somos actores y nos colocamos una careta dejándonos devorar –muchas veces- por el personaje que construimos. Lo hacemos en la vida a veces como laburantes o profesionales o comerciantes y hasta como miembros de una familia. Somos lo que somos…y también lo que representamos.

En la vida política eso se multiplica por 10 o por 100. Las cámaras de televisión y los votantes los llevan a eso y ellos se dejan llevar y los políticos se dejan llevar y lo hacen con gusto.

Fernando Pereira no escapa a lo que es, pero menos escapa a lo que seguramente ha diseñado como estrategia.

Yo creo que la misma es inmolarse haciendo una tarea de desgaste constante y pegando a diestra y siniestra al gobierno para mantener distraída a la opinión pública con sus permanentes dichos. Mientras tanto el camino de los candidatos naturales del FA para el 2024 no se contamina ni se mancha con los debates cotidianos desde fuerzas del oficialismo.

Es una estrategia tan obvia analizando los hechos diarios que aprovecho para analizarla y para denunciarla porque veo muy ocupados a los dirigentes del oficialismo saliendo desesperados algunos a responder a un Pereira que pronto se va a desgastar si continua con esta postura tan radical.

Me parece que el arco político multicolor o republicanista no debería perder de vista que el adversario a vencer está jugando muy suelto de cuerpo y de “marcas”. Y por si fuera poco cada pocos años le votamos algún préstamo o fideicomiso para que se luzca con obras, aunque endeude a los nietos de los vecinos “canarios” hasta dentro de 40 años. Y algo parecido tal vez podamos decir que la gastadora compulsiva que gobierna la capital.

Cuidado señores con este juego de la mosqueta que los distrae con las morisquetas del ex presidente del Pitcnt mientras la pelotita queda escondida bajo los otros dos recipientes.

La agenda de gobierno y la responsabilidad legislativa de los hombres del oficialismo tal vez les ocupe demasiado tiempo en perder de vista como juega el rival.

Ni hablar de la demora que tienen en construir un espacio, lema o al menos una construcción política suprapartidaria para no llegar al 2024 todos desunidos para enfrentar a un FA famélico por recuperar el poder.

Me preocupa. Veo mucha quietud y hasta confusión en mi cuadro. Y al rival jugando al toque y distrayéndonos con algunos dribblings y cabriolas que es bueno ir desenmascarando. Porque al final de cuentas..no has inventado nada nuevo Fernando.

jrpuppo

DEJA UNA RESPUESTA

Semanario ConTexto promueve el respeto entre las personas, y fomenta los valores Éticos y Morales de una buena convivencia. La redacción bloqueará los mensajes con palabras o expresiones ofensivas, denigrantes o insultantes. Por un Uruguay mejor. Gracias por tus comentarios

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí