SINDICALISTA, UNA CARRERA CON FUTURO…

0
353

En estos días estamos siendo testigos de una arremetida de algunos gremios que tienen en
jaque al país como al propio gobierno, producto de diferentes y variados conflictos.
El abanico de estos comprende diferentes rubros, tanto de la actividad privada, como de la
actividad estatal.
No es novedad, todo esto fue anunciado por el propio Frente Amplio al perder las últimas
elecciones, donde dejó clara su estrategia de confrontación.
En ocasión de los preparativos para recoger firmas, para intentar derogar los 135 artículos de la
LUC, fuimos testigos también, como la central sindical, conocida como Pit Cnt, se tragó al
propio Frente Amplio, logrando colocar a su expresidente como titular de la propia coalición de
izquierda.
Operativo este coronado, por haber conseguido, además, el Partido Comunista la conducción
de ambas partes.
Entonces, tenemos una central sindical, monopólica, inspirada desde sus orígenes anárquicos,
invadida actualmente por la filosofía marxista, la cual ha fracasado en sus expresiones teóricas,
como en sus aplicaciones prácticas en cualquiera de los países donde se ha establecido, con
un saldo de miseria, atraso y muerte notoriamente cuantioso y trágico.
La conocida lucha de clases, inspira a nuestro movimiento sindical, envenenando personas y
voluntades, a quienes se les ha hecho creer que estamos en una confrontación interminable,
entre patrones y obreros, burgueses y proletarios, oligarcas y pueblo. Una visión confrontativa,
que aliena todo deseo de coparticipación, en la difícil tarea de la construcción de un futuro
mejor para todos, donde debería primar la complementación y colaboración..
De ahí, que deberíamos entender, sobre todo las dirigencias políticas y los empresarios, que
por más que se ceda a los reclamos que originan tantos conflictos, eso no significa, que estos
cuadros adoctrinados en esta perversa filosofía, vayan a dejar de considerar a quienes están
del otro lado del mostrador, como verdaderos enemigos irreconciliables y de clase. Los
̈proletarios ̈ así adoctrinados ven cada negociación como una conquista irreductible y fija y
siguen adelante con mentalidad conquistadora y así funden empresas, impiden el comercio y
evitan el desarrollo.
Por lo tanto, el conflicto será continuo, cualquier acuerdo que se logre, solo será efímero,
porque siempre habrá una nueva razón que permita violar y no cumplir lo acordado, dando
paso a la vieja consigna, “el deber de todo revolucionario es hacer la revolución”. Tal vez esa
actitud queda expresada en el último llamado del Che Guevara desde tierras bolivianas en abril
de 1967, seis meses antes de su muerte y dado a conocer por la Tricontinental Socialista
reunida en La Habana: ̈: “En cualquier lugar que nos sorprenda la muerte, bienvenida sea,
siempre que ése, nuestro grito de guerra haya llegado hasta un oído receptivo y otra mano se
tienda para empuñar nuestras armas, y otros hombres se apresten a entonar los cantos
luctuosos con tableteo de ametralladoras y nuevos gritos de guerra y de victoria”.
Su foto es mostrada en cualquier local sindical, cual héroe inspirador.
En la página oficial del Pitcnt leemos: “Tal como lo indica la convocatoria, el movimiento sindical
y popular, una vez más, levanta sus banderas en defensa de nuestros derechos, contra el
hambre y la carestía, por trabajo digno y de calidad, por salario, por una seguridad social
integral, en contra del aumento de la edad jubilatoria, en defensa de la negociación colectiva,
en defensa de las empresas públicas y su rol social y por la unidad de quienes movemos la
rueda”. Que tal, completito los muchachos pitceneteros. Solo faltó agregar alguna consigna
contra el frío, ya que estamos.

Como sabemos y vemos desde hace décadas, una cantidad de eslóganes, un lindo mejunje de
consignas, de tipo emocional, que no cuentan con propuestas que las puedan sostener ni
respaldar.
¿Que pongamos una pancarta que diga contra el hambre y la carestía, así suelta como un
titular, qué significa, cuál es la solución qué se plantea ya que juegan a políticos y gobernantes,
cuál es el camino para terminar con las mismas? Al otro día: ¿dejó de haber hambre para
algunas personas o se abaratan los productos como quien invoca al conjuro mágico? ¡No! Para
terminar con el hambre y la carestía hay que trabajar juntos y no separarnos por caminos
divergentes. Eso es lo que está haciendo la coalición, tendiendo manos, construyendo puentes.
Pero la mentalidad combativa sigue gritando desde la Sierra Maestra y la Selva Boliviana.
Trabajo digno y de calidad. ¿Quién lo genera, dónde, cómo?
Ahí tenemos a Conaprole, la Empresa Nacional que más exporta hace muchos años, con
clientes en puntos remotos del planeta, que seguramente ha costado mucho trabajo conquistar,
lo que asegura una fuente laboral digna y de calidad para tanta gente.
Un lugar donde se pagan salarios de los más altos del mercado, sin embargo, estas semanas
la vemos jaqueada por un conflicto irracional, que pone en peligro su continuidad, la de tantos
clientes, que han sido seducidos por la calidad de sus productos seguramente.
¿Entonces, que cosa defiende el PitcntFA? ¿A dónde nos quiere llevar?
Sumemos otros conflictos como los del gas, donde también se ha comprobado el buen nivel
salarial que obtienen quienes trabajan allí, pero son inducidos a poner sus fuentes laborales en
peligro, debido a conflictos artificiales, que seguramente tienen objetivos inconfesables por
parte de quienes los promueven.
No podía faltar el tema Seguridad Social, que ya anunciamos en una nota anterior, sería el
próximo plebiscito a desarrollar por estos buenos muchachos.
Uruguay no crece en población, más bien decrece, la cantidad de aportantes activos está en
relación deficitaria frente a los pasivos.
La expectativa de vida aumenta cada década, por los avances médicos, mayor conciencia en
los cuidados personales, comidas saludables, ejercicio, etc, que hacen que nuestro país se
comporte como los países más desarrollados.
Ya un 7% del Iva actual que se recauda, va para la Seguridad Social, para solventar el déficit
de esta, todas las cajas cuentan con déficit lo que las hace insostenibles, además de que todo
se encarece por estas ineficiencias.
En varios países del mundo, por lo menos los serios, la tendencia es aumentar inevitablemente
la edad de retiro, debido a los argumentos que desarrollábamos más arriba, ya que es la única
forma posible y racional de darle un cierto respiro al sistema.
Sin embargo, el pitcntfa vemos que se opone a esto.
¿Cuál sería la alternativa que propondrían entonces? Ya sabemos que dirán, que hay que
grabar más a los más ricos, la mal llamada Caja Militar y poca cosa más pueden invocar,
porque no hay alternativa más que nombrar las consignas de siempre, pero irreales.
Siguiendo con el análisis de las consignas:
En defensa de la negociación colectiva y en defensa de las Empresas Públicas.
Más titulares de eslóganes vacíos de contenido.
La Negociación colectiva muchas veces termina siendo negativa, ya que pone en obligación a
Empresas de diferente porte, a someterse a condiciones acordadas generalmente por
empresas grandes de cada sector.
Negociar condiciones internas en cada empresa, daría un marco de libertad mayor y
obviamente les quitaría poder y protagonismo a los sindicatos, que no siempre favorecen los
intereses de quiénes dicen defender.

Si hay alguien que no defiende las Empresas Públicas es el propio sindicalismo.
Han tomado el Estado como una estancia propia, donde dirimen sus fuerzas, donde utilizan los
organismos como un estadio donde hacen sus prácticas sindicales, proselitismo político e
ideológico, con total desprecio de los lugares de trabajo.
Dice el artículo 58 de la Constitución: “Los funcionarios están al servicio de la Nación y no de
una fracción política. En los lugares y horas de trabajo, queda prohibido toda actividad ajena a
la función, reputándose ilícita la referida a fines de proselitismo de cualquier especie”.
“No podrán constituirse agrupaciones con fines proselitistas utilizándose las denominaciones de
reparticiones públicas o invocándose el vínculo que la función determine entre sus integrantes”
¿Entonces? ¿El Estado y el sistema político y judicial, están ausentes de aplicar la
Constitución?
Porque si hay un lugar donde se viola esto, es en el propio Estado, con dependencias
convertidas en verdaderos comités de base, ni que hablar la propia Universidad de la República
y sus Facultades.
Pero hay una situación, que me llama más la atención y que hasta ahora nadie parece
cuestionar.
Vemos a varios dirigentes sindicales, que pertenecen a diferentes organismos del estado.
Algunos han confesado, que hace años no van a trabajar, ya que se dedican a su rol y actividad
sindical.
¿Cuál sería la razón, por la cual el Estado contrata funcionarios, les paga un salario y demás
compensaciones, pero no concurre a trabajar porque su tarea es ser sindicalista? ¿Es acaso el
sindicalista un super estratega que debe tener tiempo libre para planear la lucha de clases o
adoctrinarse y adoctrinar a otros y desconocer la realidad de sus compañeros en el día a día?
Sinceramente no veo la lógica de estas situaciones, cuando además comprobamos, que las
acciones que estos sindicalistas llevan a cabo van en contra de los intereses del propio estado
y las instituciones y hasta de los propios trabajadores que claman porque no les hagan perder
salarios, más un pueblo que reclama basta de distorsiones.
Me da la impresión, de que son situaciones generadas de hecho, que las damos por válidas,
sin que reparemos en lo perverso y ridículas que terminan siendo.
No imagino países como Suiza, Alemania, Inglaterra, EEUU, les paguen el sueldo a
funcionarios públicos, para estar dando cátedras en radio, televisión, asambleas permanentes,
actos políticos, de gira por el país, como si fueran candidatos de un partido. Muchos inversores
extranjeros se han ido al advertir esta ridícula situación, por ejemplo en la industria de la
construcción o en el Puerto.
En la práctica los líderes sindicales son aprendices de brujo de la lucha de clases, futuros
legisladores marxistas listos a desafiar y vestir camisetas llenas de banderas y consignas, ya
que sabemos cómo varios son catapultados a la fama y el estrellato de un partido político en
particular.
Estos privilegios hacen al título de esta nota, ser sindicalistas, es una carrera con futuro.
Ser trabajador honesto y leal a su Empresa, Ministerio o Ente, es un boleto sin premio. Y lo
toleramos.

DEJA UNA RESPUESTA

Semanario ConTexto promueve el respeto entre las personas, y fomenta los valores Éticos y Morales de una buena convivencia. La redacción bloqueará los mensajes con palabras o expresiones ofensivas, denigrantes o insultantes. Por un Uruguay mejor. Gracias por tus comentarios

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí