Y EL LEÓN RUGIÓ… Por Daniel García

1
442

Las investigaciones sobre el rugido del león aseguran que el mismo puede ser escuchado desde ocho kilómetros de distancia, lo que nos muestra la potencia de este, su poder de comunicación, como lo intimidante que seguramente es para quien lo escucha.

Esto no es más que un dato del mundo animal, referido al más temido de los felinos, al que relacionamos directamente con el candidato recientemente ganador de las elecciones presidenciales en Argentina, el economista Javier Milei, quien utilizó la imagen del león rugiente como su carta de presentación.

Un proceso electoral largo, por el que los diferentes candidatos fueron transcurriendo, hasta llegar a esta definición vía balotaje, para determinar el presidente por cuatro años.

Desde nuestro país, hemos seguido con expectativa el proceso electoral argentino, al ser un enfrentamiento entre dos modelos muy diferentes, como antagónicos y ser nuestros vecinos tan particulares.

Décadas de gobiernos radicales y peronistas, han transportado a Argentina a una situación económica y social que se resume en un deterioro inaudito, donde cualquier índice de medición que se quiera considerar, solo arroja resultados negativos e increíbles, para un inmenso y riquísimo país, que supo ser, hace más de cien años atrás, una potencia mundial.

Políticas económicas equivocadas, el crecimiento de un estado asfixiante, que no permite el desarrollo de la iniciativa privada, verdadero motor de la actividad económica, en fin, prebendas y subsidios que se mezclan con una batería impositiva imposible de soportar.

Millones de argentinos han sido acostumbrados a vivir de planes de todo tipo, que ha destruido y dinamitado el entramado social, creando ciudadanos dependientes de una ayuda estatal.

Esta deformación que ya impregna a varias generaciones, demoliendo la cultura del trabajo, del progreso y el mérito, usando como herramienta la mentira, la violencia física, comprando voluntades, en un fomentado y perverso sistema que desconoce que es la voluntad individual, en un contexto de mercado abierto, lo que impulsa la mejora de la persona y de las sociedades.

La aparición de una interminable cantidad de políticos, muchos de ellos siendo el poder mismo, rodeados de séquitos de colaboradores y operadores, que como hemos visto, en filmaciones y videos, han saqueado, malversado, millones de dólares, en un sinnúmero de irregularidades y corrupciones, traducido todo ello, en enriquecimientos escandalosos.

¡Tienen una organización corporativa tipo mafia, que se relaciona políticamente con las izquierdas latinoamericanas, muy comprometidas con el narcotráfico y la producción de drogas, como es el caso de varios mandatarios regionales!

Estos antecedentes, le daban a la campaña un sabor particular, cuando uno de los candidatos, el Sr. Massa, era parte integrante del gobierno y del sistema, y nada menos que el mismo ministro de economía, cuya gestión solo había puesto a su país a rodar por el precipicio.

Se hacía difícil poder comprender, que, quien era el causante del fuego, se convirtiera en candidato a bombero y propusiera soluciones a ese caos generalizado.

Fue risible y trágico, verlo apartarse del Kirchnerismo y de los dos Fernández y erigirse en una especie de faraón, que reunía en el, todo el poder ejecutivo de la república, además, para hacerlo, gastó la friolera de ocho mil millones de dólares americanos, una especie de frutilla final del descontrol, despilfarro y agujeros negros que hereda el entrante gobierno.

No estuvimos ajenos desde esta orilla, a lo que sucedía, por lo que muchas personas fueron mostrando sus preferencias, ya sea en los medios, el sistema político se expidió, o en las redes, donde el ciudadano común también se expresó.

El frenteamplismo en bloque, mostró un decidido apoyo a Massa, porque las afinidades políticas e ideológicas cuentan, ya que éste representaba al gobierno de Alberto Fernández, un clase A, según Orsi, donde está Cristina Fernández, integrante del Foro de San Pablo, los chicos de la Cámpora, brazo armado del sistema y demás agentes de un gobierno con aires “progresistas” y esencia populista y criminal.

Tal vez, la tapa de la derrota, la colocó el expresidente Mujica, cuando declaró que: ¨si pudiera votaba a Massa con las dos manos”, aunque dudamos, si no usó sus pies, además, sin más alusiones…estimado lector, lo dejamos librado a su imaginación.

Milei, un casi desconocido de la política, con un aparato partidario en ciernes, con la mayoría de los medios en su contra, pero que ha venido dando una batalla cultural, al poner en discusión los temas que el sistema político esconde y evita, pero que permiten abrir mentes, sobre donde están los verdaderos problemas de la sociedad argentina.

Y por lo visto, la ciudadanía argentina procedió en consecuencia, dando un revés histórico, con una diferencia de casi 12 puntos sobre el candidato oficial Massa, otorgó un voto de confianza a Milei, decididos a ir al cambio verdadero, que permita encaminar a un gran país como Argentina y devolverlo al camino del progreso y la prosperidad genuinos.

Ver el mapa argentino, con la amplísima mayoría de sus provincias, que dieron su apoyo a este candidato y sus propuestas, dan la pauta de un cansancio generalizado de millones de personas, que no toleraban más, ver a su país hundirse o ser robado directamente.

Los medios y las redes nos mostraron, como una numerosa farándula, se alineaba tras el candidato Massa, no ahorrando críticas, insultos y cuando no, la difusión de miedo generalizado emitiendo los pronósticos más oscuros sobre Milei.

Periodistas, sindicalistas, artistas, empresarios, terroristas, madres y abuelas de Plaza de Mayo, docentes, que hasta los hemos visto en plena clase tratando de infundir temores a sus alumnos, curas villeros, Lula, que envió asesores para colaborar, todos se unieron en una furibunda campaña anti-Milei, sin tapujos, abiertamente, mostrando su clara preferencia, motivada por situaciones personales, sin duda.

De alguna forma, parecen ser “deudores” del régimen vigente, al mostrar tanta fidelidad a un sistema político, que hace bastante tiempo, viene destruyendo un país de todas las formas posibles, inmersos en la corrupción más descarnada, sin que esto fuera obstáculo para mantener un ciego y obstinado apoyo.

¡Que se hunda el barco, pero que yo esté en cubierta, parecían vocear enardecidos!

No es muy distinto, en varios aspectos, con lo que vemos en Uruguay, cuando los medios y periodistas, docentes, así como nuestro pequeño mundo farandulesco, tiene comportamientos similares a los antes detallados.

Contratos millonarios a los artistas “compañeros”, docentes convertidos en agentes de la hegemonía cultural de izquierda, periodistas sesgados políticamente, sindicalistas, muchos intelectuales, profesionales, aparecen subidos al carro “opositor”, en un tono hiper crítico hacia un gobierno que exhibe sus logros con sencillez, con la contundencia de la verdad.

Sin embargo, Milei, consiguió convencer en numerosos estratos: a los jóvenes, a las personas de bajos ingresos, como también atravesó, a buena parte de la sociedad argentina, a quienes seguramente, logró despertar la esperanza, de que había que hacer y mover algunos intereses, que nadie se había atrevido a plantear, para lograr los cambios necesarios, que muchas veces deberán por fuerza, ser radicales.

Revisar el rol del Estado, en que se gasta, que se subsidia, que dimensiones tiene, que atiende, produce, que políticas educativas, de defensa, exterior y tantas otras aristas, son parte de una inevitable revisión, que Milei, viene presentando hace tiempo y que una mayoría decidió apoyar, al entender que era el camino a seguir.

Y se internó en temas polémicos, algunos convertidos en un relato casi oficial, que no se podía discutir y menos cuestionar.

Hablar de los “desaparecidos”, no fue un asunto que se soslayara, cuando un casi mito habla de una cifra de 30.000 personas, un número que ya ha sido desmentido por protagonistas directos de aquellos momentos, por lo que hay que escuchar todas las campanas, no solo las que producen sonidos que nos gustan.

El ex terrorista Luis Labraña, ya ha confesado como se inventó en su momento esa cifra, para sensibilizar y obtener recursos y apoyos en Europa.

La señora Graciela Fernández Meijide, con un hijo desaparecido, con honestidad intelectual, también nos ha hecho saber de tal falacia, al cuestionar donde estarían las 22.000 personas que nunca reclamaron o hicieron saber de algún familiar desaparecido, cuando todas las cifras oficiales hablan de un poco más 8.000 personas como tales.

Tema, que, por otra parte, nos involucra de este lado del río, por lo controversial, polémico y por seguir latente en el tiempo, con tantos intereses, sobre todo económicos, dando vueltas por allí.

Presentar el tema de la Revolución Cultural y la oposición a la famosa Agenda 2030, ha sido un asunto de soberanía nacional, al hincar el diente, en la influencia de los agentes globalistas, que pretenden introducir cambios en costumbres, cultura, valores, y que tienen entre sus objetivos principales la destrucción de la familia.

Temas, que tampoco son ajenos al Uruguay, pero que nos caracterizamos por ocultar, no hacerlos visibles y menos discutir seriamente, los medios no los tratan, menos investigan, ya que pueden afectar intereses políticos e ideológicos, que para muchos les son afines.

La seguridad, también Milei la trató, con un simple,”el que las hace, las paga”, una definición clara, entendible para todo el que quiera oír, asegurando que el responsable de un delito pagará las consecuencias.

Un delicado asunto que nos afecta, que no se ha podido dar la justa satisfacción que los ciudadanos esperamos, en la cual no solo, la actuación policial cuenta, sino también, la justicia como último eslabón de todo el proceso relacionado al combate del delito.

La Defensa Nacional ha estado en la discusión, al asegurar la revalorización del papel que juegan las FF.AA. su equipamiento, capacitación y roles en la defensa de la soberanía, máxime teniendo a su vicepresidente, como experta en seguridad.  

Mirando a nuestro país, un debe gigante afecta nuestra defensa, desde el momento en que Armada y Fuerza Aérea, carecen de elementos vitales para desempeñar sus funciones con la debida eficacia, en temas cruciales como el combate al narcotráfico, narcoterrorismo y defensa de nuestras riquezas, sin radares, barcos ni aviones.

Las posturas liberales de Milei pueden llegar a destrabar las dificultades que el Mercosur ha presentado, por posturas proteccionistas, que últimamente Argentina ha defendido y que no han dejado crecer una debida expansión comercial, como nuestro país reclama.

El vecino país, al que nos unen muchas cosas, cuenta con un potencial inmenso para lograr el bienestar que su población merece, su ansiada mejoría, también es necesaria para nuestro país, para que las relaciones comerciales prosperen en mutuos beneficios.

El electo presidente Milei, puede resultar un enigma en cuanto a su desempeño, por el difícil panorama por delante, deberá realizar acuerdos ante sus escasos legisladores y nulos gobernadores y seguramente lidiar con todos sus opositores que intentarán cercarlo y hacerlo tropezar muchas veces.

Vemos un equipo muy sólido con su compañera de fórmula la Dra. Villarruel, que ha demostrado una potente personalidad, que no será fácil de callar y menos avasallar, por lo que ha quedado claro, que el león rugió ydesde aquí también se escuchó.

Daniel García

1 COMENTARIO

  1. Que Dios esté con Argentina y que no nos desampare a nosotros…amén!🇺🇾❤️👍
    Exelente nota gracias por dar está tan objetiva opinión de la actualidad!.. abrazo al escritor.

DEJA UNA RESPUESTA

Semanario ConTexto promueve el respeto entre las personas, y fomenta los valores Éticos y Morales de una buena convivencia. La redacción bloqueará los mensajes con palabras o expresiones ofensivas, denigrantes o insultantes. Por un Uruguay mejor. Gracias por tus comentarios

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí